Projecte Norma Civil
Departament de Justícia. Generalitat de Catalunya

pàgina elaborada per l'Institut de Dret Privat Europeu i Comparat de la UdG
amb el suport del
Departament de Justícia de la Generalitat de Catalunya

Institut de Dret Privat Europeu i Comparat UdG

Sentència de 2 d'octubre de 1996

Anterior Amunt Següent

Sentència del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya
de 2 d'octubre de 1996, núm. 23/1996 (Sala Civil)

Antecedents de fet
Fonaments jurídics
Part dispositiva

En BARCELONA, a DOS de OCTUBRE de mil novecientos NOVENTA Y SEIS,

VISTO por la Sala de lo Civil del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, integrada por los magistrados expresados al margen, los presentes autos de Recurso Extraordinario de Revisión, interpuesto por Dª x1 , representada por el Procurador de los Tribunales D. FRANCISCO-JAVIER ESPADALER POCH y defendida por el Letrado D. JOSÉ LUIS CORNET JULIÀ, interpuesto contra la Sentencia firme dictada en 16 de Mayo de 1.995, por el Juzgado de Primera Instancia núm. 43 de los de Barcelona, en autos de Juicio Verbal de Desahucio núm. 164/95-5º, promovidos por Dª y1 , aquí representada por la Procuradora Dª FRANCISCA BORDELL SARRO, y defendida por el Letrado D. RAMÓN LORAU GÜERRI.

ANTECEDENTES DE HECHO

Primero. - El Procurador de los Tribunales D. FRANCISCO-JAVIER ESPADALER POCH, actuando en nombre y representación de Dª x1 , mediante escrito presentado en esta Sala en fecha 2 de Abril de 1.996, interpuso demanda de Recurso de Revisión contra la Sentencia firme dictada en fecha 16 de Mayo de 1.995, en el Juicio Verbal de Desahucio núm. 164/95-5º, por el Juzgado de Primera Instancia núm. 43 de los de Barcelona, en el que fueron partes la demandada, hoy recurrente, x1 y la actora, aquí recurrida, Dª y1 .

A los efectos previstos en el art. 1.798 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, hacía constar que el recurso se interponía dentro de los tres meses contados desde que se descubrió el fraude producido en los autos 164/95 del Juzgado de 1ª Instancia núm. 43, que pudo conocerse a partir del 25 de Enero de 1.996, fecha en que la recurrente tuvo contacto con los mencionados autos. Asimismo, se razonaba su viabilidad dado que se había producido una maquinación fraudulenta al situar a la hoy recurrente en una posición de desventaja procesal por haber sido emplazada y notificada mediante edictos existiendo domicilio conocido.

Después de alegar los hechos y fundamentos que estimaba oportunos, terminaba suplicando a la Sala se tuviera por interpuesto el recurso de revisión contra la indicada sentencia, y previo los trámites legales, se dictase Sentencia dando lugar a la rescisión de la resolución firme impugnada, devolviéndose el depósito constituido y los autos al Juzgado de Primera Instancia con certificación del fallo a los efectos procedentes; por medio de primer otrosí solicitó la suspensión de la ejecución de la sentencia recurrida y ejecutada: por segundo otrosí, se tuviera por acompañado el resguardo de ingreso de depósito; y, finalmente, por tercer otrosí, el recibimiento del recurso a prueba y la celebración de vista pública.

Segundo. - Por providencia de 2 de Abril pasado se tuvo por presentado escrito y documentos con los cuales se formó y fue registrado el oportuno rollo; se tuvo por designado apud-acta al Procurador S ESPADALER POCH por Dª x1  -produciéndose la ratificación el día y hora señalados-; se designó Ponente al Excmo. Sr. Presidente de la Sala D. Guillermo Vidal i Andreu; y, finalmente, se tuvo por acompañado el resguardo de ingreso del depósito constituido que quedó por testimonio en autos y el original en poder de la Sra. Secretario, previo registro.

En fecha 18 de Abril siguiente se tuvo por comparecida y parte a la recurrente y1, y en su nombre y representación al Procurador S. ESPADALER POCH y por formulada demanda de proceso civil extraordinario de revisión respecto de la Sentencia firme dictada por el Juzgado de Primera Instancia núm. 43 de los de Barcelona, en los autos de Juicio Verbal de Desahucio núm. 164/95-5, promovido por Dª y1 , acordándose reclamar los antecedentes del pleito. Respecto de la suspensión solicitada, se acordó oír al Ministerio Fiscal -a los efectos previstos en el art. 1.803, 2º de la L.E.C.-.Respecto del segundo y tercer otrosí, se tuvieron por hechas las manifestaciones.

El Ministerio Fiscal, evacuando el trámite conferido, presentó escrito manifestando oponerse a la suspensión solicitada respecto de la ejecución de la Sentencia recurrida, dictándose Auto, con fecha 8 de Mayo pasado, denegando la ejecución solicitada.

Por Diligencia de fecha 9 de Mayo siguiente, se acordó el emplazamiento de la recurrida Sra. y1. a fin de que, en el término de cuarenta días, compareciese a sostener lo que a su derecho pudiera convenir, con entrega de la cédula expedida y documentos acompañados.

La parte recurrente presentó escrito solicitando la practica de reconocimiento judicial del local objeto del pleito en concepto de diligencia de prueba anticipada, la cual fue denegada por Auto de fecha 28 de Mayo pasado. El mencionado Auto fue recurrido en Súplica, impugnado de contrario, fue resuelto por Auto de fecha 6 de Junio siguiente desestimando el recurso y manteniendo la resolución dictada.

Tercero. - Por proveído de fecha 9 de Julio se tuvo por comparecida y parte a la parte recurrida, la Procuradora SRA. BORDELL SARRO, actuando en nombre y representación de Dª y1, disponiéndose se siguiese su sustanciación por los trámites de los incidentes y, de conformidad a lo solicitado y por estimarse procedente, se acordó el recibimiento a prueba por término de veinte días comunes para proponer  y practicar, formándose los oportunos ramos separados, dentro de los cuales de llevaron a cabo las propuestas y admitidas, con el resultado que es de ver en los autos.

Cuarto. - Con fecha 9 de Septiembre se dictó providencia acordando unir las pruebas practicadas y, habiéndose solicitado por la parte actora, se señaló para que la celebración de VISTA el día 26 de Septiembre a las 11 horas de su mañana. Asimismo, se acordó oír al Ministerio Fiscal de conformidad a lo prevenido en el art. 1.802 de la Ley de Enjuiciamiento Civil. Evacuado el trámite conferido, quedaron las actuaciones a la vista para dictar Sentencia.

Ha actuado como Ponente el Excmo. S Magistrado D. GUILLERMO VIDAL I ANDREU.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Primero. - Se solicita la revisión de la sentencia dictada por el Juzgado de Primera Instancia núm. 43 de Barcelona en fecha 16 de Mayo de 1.995, en autos de Juicio Verbal de Desahucio núm. 164/95, instados por Dª y1 contra la hoy recurrente Dª x1 , al amparo de la causa 4ª del art. 1.796 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, y, más en concreto, por entender que aquella sentencia devenida firme fue ganada injustamente en virtud de «maquinación fraudulenta», habiéndose hurtado a la recurrente la posibilidad de intervenir en los autos y oponerse a la acción de desahucio por falta de pago, en tanto no se consiguió su citación personal por falta de una mínima diligencia de la actora que, bien consultando el listín telefónico, bien por la entidad bancaria a través de la cual se giraban los recibos, pudo conocer el verdadero domicilio de la demandada hoy recurrente, lo que determinó el dictado de la sentencia estimatoria «inaudita pars».

Segundo. - La parte recurrida opone, en primer término, la extemporaneidad del recurso al no haberse formulado dentro del plazo trimestral que marca el art. 1.798 de la Ley de Enjuiciamiento Civil. Con ello, la Sala debe ya entrar a conocer de este extremo, cuyo acogimiento vedaría todo pronunciamiento sobre el fondo también cuestionado. Porque, en efecto, como dice la Sentencia del Tribunal Supremo de fecha 24 de Julio de 1.993, el carácter extraordinario y excepcional del llamado recurso de revisión, por la quiebra que supone el principio de santidad de la cosa juzgada, al darse contra sentencias firmes, imprime a su posible ejercicio una regulación restrictiva que se proyecta tanto en la limitación de los motivos, como en la limitación de orden temporal en cuanto a su ejercicio, que obliga a interponerlo dentro del plazo de tres meses contados desde el día en que se descubrió el fraude, de suerte que no basta con que el recurrente fije el «dies a quo», sino que éste ha de quedar plenamente acreditado, soportando el recurrente la falta de dicha prueba. Doctrina que, entre muchas otras, reproducen dos sentencias de 24 de Enero de 1.996.

Tercero. - Pues bien, la parte recurrente fija ese «dies a quo» en la fecha 25 de Enero de 1.996, día en que el Procurador de la instante conoció el contenido de los autos de juicio de desahucio y se percató del sedicente fraude procesal que en los mismos se había producido al haberse citado en estrados a la demandada por no haber tenido éxito la primera citación personal intentada en el local arrendado, con lo que, interpuesta la demanda de revisión el día 2 de Abril del mismo año, su tempestividad deviene evidente. Por contra, la parte recurrida, basándose en propias declaraciones de la demandante y escritos de su Letrado, fija el «dies a quo» en el 18 de diciembre de 1.995, día en que, personada doña y1. en el local de autos, encontró la cerradura cambiada, indagó cerca de los vecinos y supo que se trataba de una diligencia producida en el seno de un procedimiento judicial, lo que aleja ese término inicial del cómputo trimestral que, como máximo, marca el art. 1.798 citado.

Cuarto. - En efecto, según se deduce de la propia confesión en juicio rendida por la recurrente, ésta tuvo pleno conocimiento de que se había tramitado judicialmente un juicio de desahucio sin su intervención el día 15 de diciembre de 1.995. Absolviendo la posición primera dice: «Así las cosas, acudió el día 18 de diciembre al local y se lo encontró precintado y con la cerradura cambiada. A partir de ese momento se puso en contacto con el Abogado S Cornet». En la quinta expone: «Que se enteró del proceso por el precinto de la puerta». Finalmente, contestando a la sexta expresa: «..., que cuando se enteró del precinto del local acudió a su Letrado S Cornet». De esta forma resulta evidente y confesado, como se decía, que la y1   conoció la existencia, del proceso, supo del desahucio y de su lanzamiento, el día 18 de diciembre de 1.995, consciente también de que ella no había sido parte en el juicio. Ese es, pues el «dies a quo.»

Los hechos procesales posteriores confirman plenamente la tesis. La defensa jurídica y representación procesal de la y1 comparecen el 22 de enero de 1.996 en los autos de juicio de desahucio y presentan un escrito de alegaciones en demanda de nulidad de las actuaciones practicadas, fechado a 2 de enero anterior. Por el Juzgado se concede un término de cinco días para la habilitación «apud acta» del Procurador, habilitación que se produce el día 25 de enero. En dicho escrito puede leerse lo siguiente: «Pero sucedía que la arrendataria y1, demandada en dicho procedimiento, nunca había recibido de forma directa ni indirecta notificación alguna del mismo pues ni se la había emplazado o citado para el juicio ni tampoco se le había notificado la sentencia; siendo su primer conocimiento del proceso la colocación de la nueva cerradura que advirtió a las 7 de la tarde del 18 de diciembre de 1.995». - Una sucinta información recibida del Juzgado le permitió conocer que tanto la citación para el juicio como la notificación de la sentencia se habían practicado en estrados, siendo así que ininterrumpidamente -incluidos sábados y domingos- el Bar Musical ha funcionado y ha estado operando ... ». Conclusión, el propio Letrado de la recurrente el día 2 de enero, fecha en que fue redactado el escrito de alegación, tenía también cabal conocimiento anterior de los hechos que, según él, componen el fraude procesal y en eso coincide llanamente con su cliente. El tomar, pues, conocimiento de los autos el Procurador no representa más que la «comprobación» procesal de un hecho ya conocido. De ahí que no pueda siquiera esta Sala acudir al precedente de la sentencia que cita el recurrente en revisión, sentencia de fecha 15 de diciembre de 1.995 que parte de supuesto distinto ya que expresa: «... aunque días antes tuviera noticia del cambio de cerradura del piso arrendado y se produjeran algunos hechos que dieron lugar a Diligencias Penales, no hay constancia alguna de que con anterioridad a esas fechas hubiera conocido ni siquiera la existencia del desahucio». En el caso presente por el contrario -hay que repetirlo- el 18 de diciembre de 1.995 la recurrente tuvo «constancia» del desahucio y -obviamente- de su no intervención procesal.

Quinto. - Todo lo anterior conduce a la inacogibilidad del recurso de revisión planteado, en tanto no respeta el plazo marcado en el art 1.798 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, sin posibilidad de entrar a conocer del fondo del mismo, que, por cierto, hubiera conducido a igual conclusión. En aplicación de lo dispuesto en el art. 1.809 de la mencionada Ley procesal, se imponen las costas causadas en este recurso a la parte recurrente, condenándola a la pérdida del depósito constituido.

En nombre del Rey, y en virtud de la autoridad conferida por el Pueblo Español,

FALLAMOS

Que debemos desestimar y desestimamos el recurso de revisión interpuesto por el Procurador de los Tribunales D. FRANCISCO-JAVIER ESPADALER POCH, actuando en nombre y representación de Dª x1 , mediante el cual solicitaba la rescisión de la sentencia dictada en el Juicio Verbal de Desahucio núm. 164/95-5ª del Juzgado de Primera Instancia núm. 43 de los de Barcelona, y condenamos a la parte recurrente al pago de las costas procesales causadas en este procedimiento y a la pérdida del depósito constituído, el cual recibirá el destino legal.

Así por esta nuestra Sentencia lo pronunciamos, mandamos y firmamos.


Universitat de Girona ©Projecte Norma Civil
Institut de Dret Privat Europeu i Comparat

Universitat de Girona

Webmaster: Dr. Albert Ruda