Projecte Norma Civil
Departament de Justícia. Generalitat de Catalunya

pàgina elaborada per l'Institut de Dret Privat Europeu i Comparat de la UdG
amb el suport del
Departament de Justícia de la Generalitat de Catalunya

Institut de Dret Privat Europeu i Comparat UdG

Sentència de 17 de juliol de 1995

Anterior Amunt Següent

 

Sentència del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya
de 17 de juliol de 1995, núm. 20/1995 (Sala Civil i Penal)

Antecedents de fet 
Fonaments de Dret 
Part dispositiva 

Barcelona, a diecisiete de julio de mil novecientos noventa y cinco.

VISTO por la Sala de lo Civil del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, integrada por los Magistrados expresados al margen, los presentes autos de recurso extraordinario de revisión, interpuesto por «X, S.A.», representada por la Procuradora Da. ANA MARIA FEISIR y defendida por la Letrada Da. SONIA DEVESA RIUS, interpuesto contra la Sentencia firme dictada por el Juzgado de Primera Instancia núm. 1 de Barcelona, relativa a los autos de Menor Cuantia núm. 4/94-A sobre reclamación de cantidad, a instancia de «Y», aquí parte recurrida, representada por el Procurador D. FRANCESC RUIZ CASTEL y defendida por el Letrado D. SALVADOR SOLÉ I BOLDÚ.

 

ANTECEDENTES DE HECHO

 

Primero. - La Procuradora Sra. FEIXAS MIR, en representación acreditada de «X, S.A.», mediante escrito de fecha 13 de Febrero de 1995, interpuso demanda de Recurso de Revisión contra la Sentencia firme dictada por el Juzgado de Primera Instancia núm. 1 de Barcelona, relativa a los autos de Menor Cuantía núm. 4/94, en el que han sido partes «X, S.A.» aquí recurrente contra «Y», aquí recurrida.

A los efectos prevenidos en el art. 1798 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, en relación con su art. 305 y el art. 5 del Código Civil, hacía constar que el recurso se interponía dentro de los tres meses contados desde que se descubrió el fraude, que llegó a conocimiento de la perjudicada el día 15 de Noviembre de 1994, fecha en que el Letrado pudo ponerse en contacto con la actual representante de la sociedad, Dª W., momento en que fue conocida por la recurrente la Sentencia hoy recurrida.

Después de alegar los hechos y fundamentos de derecho que estimó oportunos, terminaba suplicando a la Sala que se tuviera por interpuesto el recurso de Revisión contra la indicada Sentencia, y previo los trámites legales, se dictase Sentencia dando lugar a la rescisión de la resolución firme impugnada, solicitando, asimismo el recibimiento del pleito a prueba.

 

Segundo. - Por providencia de fecha 20 de Febrero de 1995, se tuvo por parte legítima en nombre de la recurrente a la Procuradora de los Tribunales Dª ANA MARIA FEIXAS MIR, acordándose, de conformidad con lo prevenido en el art. 1.801 de la Ley de Enjuiciamiento, Civil, el emplazamiento de la demandada en revisión. Por providencia de fecha 20 de Abril de 1995 se tuvo por comparecido y parte el Procurador de los Tribunales D. FRANCESC RUIZ i CASTEL en representación de «Y», quien impugnó el recurso interpuesto, teniéndose por evacuado el trámite de contestación y siguiéndose los sucesivos, conforme a lo establecido para la sustanciación de los incidentes y, de conformidad con lo solicitado por ambas partes y por estimarse procedente, se acordó recibir a prueba el incidente por el término de veinte días comunes a las partes para proponer y práctica, llevándose a cabo las propuestas por ambas partes que se admitieron y declararon pertinentes, con el resultado que es de ver en los autos.

 

Cuarto. - Por providencia de 29 de Mayo de 1995, se acordó la celebración de vista pública, solicitada por ambas partes, señalándose para que tuviera lugar el día 22 de Junio de 1995 a las once horas, la cual tuvo lugar con la asistencia de los abogados y procuradores de ambas partes. La parte demandante después de alegar los hechos y fundamentos de derecho que estimó oportunos solicitó la estimación del recurso y consiguientemente que se declarara la nulidad de las actuaciones realizadas por el Juzgado de 1ª. Instancia núm. 1 de Barcelona en sus autos núm. 4/94 a partir del emplazamiento efectuado a la demandada, y la parte demandada la confirmación de la sentencia firme y por tanto la desestimación del presente recurso. Por providencia de fecha 26 de junio pasado y de conformidad de lo previsto en el art. 1802 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, se pasaron las actuaciones al Ministerio Fiscal acerca de si había o no lugar a la admisión del recurso con suspensión del plazo para dictar sentencia, el cual emitió informe con fecha 3 de julio actual en el que consideraba improcedente la estimación del recurso por providencia de fecha 10 del mismo mes se tuvo por evacuado dicho traslado y se pasaron las actuaciones al Magistrado Ponente para que dictase la oportuna resolución.

 

Ha sido Ponente el Ilmo. Sr. Magistrado D. Luis Ma. Díaz Valcárcel.

 

FUNDAMENTOS JURÍDICOS

 

Primero. - La parte que insta el recurso, X, S.A., pretende la rescisión de la sentencia firme dictada el seis de octubre de 1994 por el Juzgado de Primera Instancia nº 1 de Barcelona en méritos del procedimiento ordinario de menor cuantía 4/94 seguido a instancias de la Asociación Turistas Olímpicos de Puerto Rico (ATOPRICO) contra la Sociedad hoy recurrente que fundamenta la solicitud de revisión en el nº 4 del art. 1796 de la Ley de enjuiciamiento Civil, concretamente en haber ganado injustamente la sentencia firme en virtud de maquinación fraudulenta. ATOPRICO intentó el emplazamiento de X en el domicilio de la calle C. 00, 1º 2ª y al resultar negativo pidió el emplazamiento edictal, siguiéndose juicio en rebeldía de la empresa demandada. El recurso de revisión entiende que la maquinación fraudulenta consiste en que ATROPICO no se molestó en solicitar que se emplazara la Sociedad en el domicilio de los administradores o de la actual representante de la entidad, pese a conocerlos sobradamente.»

 

Segundo. - El Tribunal Supremo ha tenido ocasión de elaborar una doctrina muy precisa en materia de recurso de revisión que, por lo que aquí interesa y ciñéndonos a las sentencias más recientes, podemos concretar así: a) Como ha declarado la Sala con mucha reiteración (sentencias, entre otras, de 5 de abril y 12 de julio de 1989; 24 de diciembre de 1990, 7 de mayo de 1991 y 13 de abril de 1992), el recurso de revisión por su naturaleza de extraordinario y por cuanto vulnera el principio de la irrevocabilidad de los fallos que hayan ganado firmeza, requiere que la interpretación de los supuestos en que procede ha de hacerse con criterio restrictivo, pues lo contrario llevaría a la inseguridad de situaciones reconocidas o derechos declarados en la sentencia, con quebrantamiento del principio de autoridad de la cosa juzgada (Sentencia de 1 de febrero de 1995). b) La maquinación fraudulenta exige según ha repetido esa Sala (sentencias, entre otras, de 17 de julio de 1989, 23 de julio de 1990, 15 de mayo de 1991 y 13 de abril de 1992) la prueba cumplida de hechos que por sí mismos evidencien que la sentencia ha sido ganada por medio de ardides o artificios tendentes a impedir la defensa del adversario, de suerte que concurra un nexo causal eficiente entre el proceder malicioso y la resolución judicial, y no puede fundarse en meras presunciones sino en documentos categóricos y decisivos, requiriendo la estimación de la maquinación la base de una prueba irrefutable (Sentencia de 1 de febrero de 1995). c) Si bien la alteración del domicilio del demandado puede ser significativo de la maquinación fraudulenta, es sobre la base de haber procedido al demandante con finalidad maliciosa encaminada a impedir o dificultar a aquél el conocimiento del juicio; es preciso que la citación edictal sea dolosamente provocada, con ocultación de conocerse el verdadero domicilio del demandado; denota el emplazamiento por edictos la maquinación fraudulenta cuando ha tenido por móvil dificultar o impedir que llegue al demandado la citación para el juicio, con el deliberado ánimo de provocar su indefensión (Sentencia de 26 de octubre de 1994).

 

Tercero. - Aplicando la doctrina jurisprudencial al caso de autos hemos de llegar a la conclusión -coincidente con la emitida por el Ministerio fiscal en fecha tres de los corrientes- que en la actuación de la Y no cabe apreciar maquinación fraudulenta. Atoprico en su demanda señala como domicilio de «X, S.A.» el que figura en el contrato cuyo incumplimiento motiva la reclamación judicial (folio 20) y al resultar fallido el emplazamiento solicita que se verifique por edictos. Entiende el recurrente que la actora, antes de recurrir al emplazamiento edictal hubiera debido localizar «el domicilio de los administradores y/o su representante legal» (folio 6). Conducta que cabría calificar de diligente en circunstancias normales pero que en modo alguno resultaba exigible a Y habida cuenta de las múltiples vicisitudes sufridas por X, S.A.: incumplimiento de sus obligaciones, situación de déficit económico e irregularidades administrativas, llegando a la cancelación de la denominación de la Sociedad en el Registro Mercantil mediante asiento de 18 de marzo de 1992, sin que conste inscripción alguna posterior a dicha fecha. Como tampoco figura inscrita en el Registro mercantil sociedad alguna con la denominación de «X, S.L.» y a la que, según dice el recurrente, fue traspasado el activo y el pasivo de «X, S.A.». Si en el presente caso se ha podido producir una cierta indefensión, inherente al emplazamiento por edictos, es lo cierto que ello no obedece a ningún ardid que pueda ser calificado de maquinación fraudulenta imputable a la parte actora.

 

Cuarto. - La improcedencia del recurso implica la condena en todas las costas del juicio y la pérdida del depósito al que lo hubiese promovido (art. 1809 de la Ley de enjuiciamiento civil).

Vistas las disposiciones legales citadas y las demás de concordante aplicación,

En nombre del Rey y por la autoridad conferida por el pueblo español,

 

FALLAMOS

 

Declarando improcedente el recurso extraordinario de revisión interpuesto por «X, S.A.» contra Y con expresa imposición al promovente de todas las costas del recurso y pérdida del depósito constituido. Contra esta sentencia no se da recurso alguno.

Así lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

 

Universitat de Girona ©Projecte Norma Civil
Institut de Dret Privat Europeu i Comparat

Universitat de Girona

Webmaster: Dr. Albert Ruda