Projecte Norma Civil
Departament de Justícia. Generalitat de Catalunya

pàgina elaborada per l'Institut de Dret Privat Europeu i Comparat de la UdG
amb el suport del
Departament de Justícia de la Generalitat de Catalunya

Institut de Dret Privat Europeu i Comparat UdG

Sentència de 9 de maig de 1994

Anterior Amunt Següent

 

Sentència del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya
de 9 de maig de 1994, núm. 10/1994 (Sala Civil i Penal)

Antecedents de fet
Fonaments de Dret
Part dispositiva

Barcelona, nueve de mayo de mil novecientos noventa y cuatro.

VISTO por la Sala de lo civil del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, integrada por los magistrados expresados al margen, los presentes autos de recurso extraordinario de revisión, interpuesto por D.ª X1, mayor de edad, y vecina de esta ciudad, representada por el procurador D. Joaquín Ruiz Bilbao y defendida por la letrada Dª Elisabet Maench Ollé, interpuesto contra la sentencia firme y ejecutoria dictada por la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Barcelona, en el rollo de apelación núm. 885/92, dimanante del juicio de cognición núm. 1448/91, seguido ante el Juzgado de Primera Instancia núm. 37 de Barcelona, a instancia de Dª Y1 mayor de edad, y vecina de L., aquí representada por el procurador D. Antonio Mª de Anzizu Furest, y defendida por el letrado Dª Teresa Cervelló Nadal, y

 

 

ANTECEDENTES DE HECHO

Primero. - El procurador Sr. Ruiz Bilbao, en representación acreditada de Dª X1, mediante escrito de fecha 21 de junio de 1993, interpuso demanda de recurso de revisión contra la sentencia firme dictada por la Sección 1.a de la Audiencia Provincial de Barcelona en el rollo núm. 885/92, en el que han sido partes la demandada, aquí recurrente, D.ª X1 y la actora, aquí recurrida, D.ª Y1.

A los efectos prevenidos en el art. 1798 de la Ley de enjuiciamiento civil, hacía constar que el recurso se interponga dentro de los tres meses contados desde que se descubrió la maquinación fraudulenta de la propietaria, actitud que se inició en marzo de 1989 al intentar vender el piso, prosiguiendo en abril de 1980 al intentar la denegación de la prórroga y que concluyó definitivamente en la vista de la apelación, donde se ocultó el hecho de que la aquí demandada Sra. T., era propietaria de dos pisos que se hallaban libres, vacuos y expeditos, no existiendo los motivos que llevaron a la Sección 1.ª de la Audiencia Provincial de Barcelona a estimar el recurso de apelación, declarando resuelto el contrato de arrendamiento que ligaba a las partes.

Después de alegar los hechos y fundamentos que estimaba oportunos, terminaba suplicando a la Sala se tuviera por interpuesto el recurso de revisión contra la indicada sentencia, y previo los trámites legales, se dicte sentencia dando lugar a la rescisión de la resolución firme impugnada, devolviéndose el depósito constituido y los autos al juzgado de 1ª Instancia con certificación del fallo a los efectos que procedan; por medio de un primer otrosí y de conformidad con lo establecido en el art. 281.3 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, designaba representación y defensa; por un segundo otrosí, el recibimiento a prueba del expediente, y por un tercer otrosí la suspensión de la ejecución de la sentencia recurrida.

 

Segundo. - Por proveído de fecha 8 de noviembre de 1993, se tuvo por hecha la comparecencia que dispone el art. 281.3 de la LOPJ y en virtud de la misma se tuvo por parte legítima en nombre de la recurrente al procurador de los tribunales D. Joaquín Ruiz Bilbao; se mandó testimoniar el resguardo de depósito quedando el original bajo la custodia del Secretario y designándose ponente al que pasaron las actuaciones para instrucción y propuesta de resolución. Por providencia del siguiente día nueve se reclamaron las actuaciones al Juzgado de 1.a Instancia núm. 37 y en cuanto a la petición de suspensión solicitada en el tercer otrosí, se acordó oír al Ministerio Fiscal a los efectos del art. 1803 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, quien evacuó dicho traslado y por auto de esta Sala de fecha veintidós de noviembre siguiente se acordó no haber lugar a admitir la suspensión de ejecución de la sentencia interesada.

 

Tercero. - Por providencia de fecha 13 de diciembre de 1993 se tuvieron por recibidos los autos reclamados del Juzgado de 1ª Instancia núm. 37 de Barcelona y disponiéndose como trámite a seguir y conforme al párrafo segundo del art. 1801 de la Ley de enjuiciamiento civil, el emplazamiento de la actora aquí recurrida, para que en el término de cuarenta días compareciera a sostener lo que a su derecho conviniere, con entrega de copias y cédula oportunas. Por proveído de fecha 24 de febrero de 1994, se tuvo por comparecido y parte legítima al procurador D. Antonio M.ª de Anzizu Furest en nombre y representación de D.ª Y1 el cual impugnó el recurso interpuesto, teniéndose por evacuado el trámite de contestación y siguiéndose los sucesivos, conforme a lo establecido para la sustanciación de los incidentes y de conformidad con lo solicitado por la parte recurrente, se acordó recibir a prueba el incidente por el término de veinte días comunes a las partes para proponer y ejecutar, formándose los oportunos ramos separados, dentro de los cuales se llevaron a cabo las propuestas por ambas partes que se admitieron y declararon pertinente, con el resultado que es de ver de los autos.

 

Cuarto. - Por providencia de cinco de abril último, no habiéndose solicitado dentro de plazo la celebración de vista pública, de conformidad con lo establecido en el art. 1802 de la Ley de enjuiciamiento civil, antes de dictar sentencia, se acordó oír al Ministerio Fiscal acerca de si ha o no lugar a la admisión del recurso, comunicándole las actuaciones originales a tales efectos. Por proveído de fecha cinco del actual mes de mayo, se acordó unir a las actuaciones el pliego de repreguntas y exhorto diligenciado para la prueba de confesión, y por evacuado el trámite conferido al Ministerio Fiscal, quedando las actuaciones a la vista para dictar sentencia.

Ha sido Ponente el Iltmo. Sr. Magistrado D. Jesús E. Corbal Fernández.

 

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Primero. - Para la adecuada decisión del litigio procede dejar sentados los antecedentes siguientes: 1. - En el mes de diciembre de 1991 D.ª Y1 formula demanda contra Dª X1 en la que con base en la legislación especial arrendaticia solicita la resolución del contrato de arrendamiento existente entre ambas, por necesitar la actora la vivienda de que disfruta la arrendataria en la C. C. núm. 000, segundo, primera, de esta ciudad para una hija. 2. - En dicha demanda, que dio lugar al juicio de cognición núm. 1448 de 1991 del Juzgado de 1.ª Instancia núm. 37 de Barcelona, se expresa que, además de la vivienda referida, la demandante también tiene alquiladas en el mismo edificio la ubicada en el piso principal, primera, a D. Z, y la sita en el piso principal, segunda, a Dª W, arrendatarios que, habida cuenta su condición de pensionistas, gozan de mejor condición legal respecto de la demandada para no ser desalojados, de conformidad con lo establecido en el art. 64 de la LAU. 3. - El Juzgado dictó Sentencia el 16 de julio de 1992 en la que desestima la demanda; la cual es recurrida en apelación por la actora el 27 de julio de 1992, siguiéndose el trámite provisto en el actual art. 734 de la Ley de Enjuiciamiento Civil y remitiéndose lo actuado a la Audiencia para la sustanciación del recurso el 29 de septiembre siguiente.4.- La Sección 1ª de la Audiencia Provincial de Barcelona dictó sentencia el 10 de diciembre de 1992 en la que revoca la de instancia y acoge la pretensión actora; y según consta en dicha resolución se acordó la celebración de vista pública que tuvo lugar el día 9 de diciembre. 5. - El 11 de febrero de 1993 el Juzgado acordó la ejecución, y por proveído del 24 de mayo se dispuso el desalojo para el día 14 de junio, el que se suspendió por oposición de la ejecutada y no constar la comisión judicial con el auxilio de la fuerza pública; teniendo lugar finalmente el lanzamiento el día 20 de octubre. 6. - El 21 de junio de 1993 D.ª X1 formuló recurso de revisión en el que aduce como causa legal la de maquinación fraudulenta del núm. 4 del art. 1796 de la Ley de Enjuiciamiento civil y como supuesto fáctico base conoció que los pisos principal, primera (de que era arrendatario el Sr. ------), y principal, segunda, (de que era arrendataria la Sra. ------), estaban libres, el mencionado en primer lugar desde el mes de octubre de 1992, por fallecimiento del arrendatario, y hallarse ya desde entonces en poder de la arrendadora las llaves de la vivienda; y en cuanto al indicado en segundo lugar, por haberlo dejado la inquilina en el propio mes de marzo de 1993, que se corrobora mediante el documento incorporado al Rollo, del Recurso de revisión al folio 9; y 7. - Al absolver las posiciones tercera y quinta (fol. 66) la demandante en revisión Sra. ----------- admite que aunque el Sr. -------- (arrendatario del piso principal, primera) falleció en el mes de septiembre de 1992, no tuvo conocimiento del óbito hasta aproximadamente tres meses después de ocurrido.

 

Segundo. - De los antecedentes expuestos se deduce claramente la improcedencia del recurso planteado por las siguientes razones: Primera. - Para la decisión de un litigio habrá de estarse a las circunstancias fácticas concurrentes en el momento de su planteamiento -presentación de la demanda-, de tal modo que las eventuales alteraciones posteriores no pueden afectar al objeto del proceso, todo ello de conformidad con los principios de «perpetuatio iurisdictionis» y «lite pendente nihil innovetur», reconocidos en reiterada jurisprudencia. Y por ello, mal cabría apreciar maquinación fraudulenta con base en datos fácticos (como el fallecimiento de un arrendatario, y la renuncia de otro al arrendamiento), que no existían al tiempo de constituirse la relación jurídica procesal; Segunda. - Por otro lado, la demandante en revisión reconoció al absolver posiciones que conoció el fallecimiento del Sr. -------- en el mes de diciembre de 1992 (tres meses después de haber ocurrido, ya que como antes se dijo el óbito tuvo lugar en el mes de septiembre), y ello, con independencia de si pudo o no invocarse en el recurso y si hubiera tenido o no alguna utilidad, es obvio que implica la caducidad del recurso de revisión, dado que desde el conocimiento del hipotético fraude hasta el planteamiento de la revisión (junio de 1993) han transcurrido los tres meses que para la interposición (junio de 1993) prevé el art. 1798 de la Ley de enjuiciamiento civil; y, Tercera. - El hecho de que la arrendataria Sra. -------- haya abandonado la vivienda que ocupaba y renunciado al arrendamiento, no obligaba a la Sra. -------- a desistir del recurso de apelación que tenía entablado contra la sentencia del Juzgado en el juicio cognitorio arrendaticio, máxime si se tiene en cuenta la naturaleza del recurso de apelación, concebido en nuestro derecho como juicio revisorio («revisio prioris instantiae»), y no como sistema de apelación plena; y en cualquier caso la omisión u ocultación no genera maquinación fraudulenta, especialmente si se advierte que no existe en las actuaciones la más mínima base para ni siquiera sospechar que al tiempo de presentación de la demanda pudiera conocerse que iba a producirse -es decir, que tendría lugar-, el acontecimiento de quedar libre el piso principal, segunda, ocupado por la Sra. -------- .

 

Tercero. - De conformidad con lo establecido en el art. 1809, al declararse improcedente el recurso de revisión entablado, debe condenarse a la recurrente al pago de las costas del juicio y a la pérdida del depósito constituido.

En nombre del Rey y por la autoridad concedida por el pueblo

FALLAMOS

 

Que desestimamos el recurso de revisión entablado por la representación procesal de D.ª X1 contra Dª Y1 por el que se solicitaba la nulidad de la Sentencia dictada por la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Barcelona de 10 de diciembre de 1992 (Rollo núm. 885/92, dimanante del juicio de cognición núm. 1448/91, del Juzgado de 1.ª Instancia núm. 37 de esta ciudad), y condenamos a la promovente del recurso al pago de las costas procesales causadas en el presente juicio y a la pérdida del depósito constituido al que se dará el destino legal. Devuélvanse los antecedentes al Juzgado de procedencia y dése a esta resolución la publicidad legalmente prevista. Contra esta Sentencia no cabe recurso alguno. Así por esta nuestra Sentencia, lo pronunciamos, mandamos y firmamos.


Universitat de Girona ©Projecte Norma Civil
Institut de Dret Privat Europeu i Comparat

Universitat de Girona

Webmaster: Dr. Albert Ruda