Projecte Norma Civil
Departament de Justícia. Generalitat de Catalunya

pàgina elaborada per l'Institut de Dret Privat Europeu i Comparat de la UdG
amb el suport del
Departament de Justícia de la Generalitat de Catalunya

Institut de Dret Privat Europeu i Comparat UdG

Sentència de 4 de juliol de 1990

Anterior Amunt Següent

 

Sentència del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya
de 4 de juliol de 1990, núm. 9/1990 (Sala Civil i Penal)

Antecedents de fet 
Fonaments de Dret 
Part dispositiva 

Excmo. Sr. Presidente: D. José-Antonio Somalo Giménez.

llmos. Srs. Magistrados: D. Luis-María Díaz Valcárcel, D. Jesús Corbal Fernández, D. Luis Puig i Ferriol, D.ª María-Cristina Torres Fajarnes.

 

En la Ciudad de L. a cuatro de Julio de mil novecientos noventa.

VISTOS por la Sala de lo Civil del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, integrados por los Magistrados del margen anotados, el recurso de casación contra la sentencia dictada en grado de apelación, por la Sección Doce de la Audiencia Provincial de L., con fecha dos de Diciembre de mil novecientos ochenta y nueve, como consecuencia de los autos juicio declarativo de menor cuantía, por acción personal, por lesión «ultra dimidium», seguidos ante el Juzgado de Primera Instancia número seis de L., bajo el número 707/87, cuyo recurso fue interpuesto por D. X1. representado por el Procurador D. Angel Quemada Ruiz y asistido por el Abogado D. Roser Carbonell Lladó y como recurridos y personados el Excmo. Ayuntamiento de Barcelona, representada por el Procurador D. Ricardo Toll Alfonso y defendido por el Abogado D. Jaime Pamies de Magriñá, de los que se desprenden los siguientes:

 

ANTECEDENTES DE HECHO

 

Primero. - Que por el Procurador D. Angel Quemada Ruiz en nombre y representación de D. X1 y A., formuló ante el Juzgado de Primera Instancia número seis de L., la oportuna demanda juicio declarativo ordinario de menor cuantía, ejercitando la correspondiente acción personal por lesión «ultra dimidium» contra el Excmo. Ayuntamiento y en cuya demanda se alegaron en síntesis los siguientes hechos: a).- Que el Sr. D. X1 y A., con fecha veinte y cinco de Julio de 1985, transmitió a favor del Y1, la finca consistente en «un solar situado en la calle de J.A. señalada con los números 00-00 de la Ciudad de L., en el cual se había construido un edificio industrial, con una sola planta, de una superficie de seiscientos cincuenta y seis metros cuadrados, lindando al frente con la calle J.A.; por la derecha entrando con la calle WR. y por el fondo con la línea de ferrocarril de «R.E.N.F.E.», antes Madrid a Zaragoza y Alicante, de forma triangular, la cual fue inscrita en el Registro de la Propiedad número 5 de L. al Tomo y Libro 538 de Provençals, Folio 215, finca número 0, mediante escritura autorizada por el Notario de L. D. Juan Comín y Comín, con el número 1.482 de su protocolo. b).- Que el precio de dicha cesión se fijó en la cantidad de QUINIENTAS CINCUENTA Y DOS MIL CUATROCIENTAS CUARENTA Y OCHO PESETAS (552.448 Pts), según consta en la expresada escritura, pero no obstante ello el servicio de valoración del Y1, la tenía valorada, en la fecha en la cual se llevó a término la transmisión, en CATORCE MILLONES CIENTO SESENTA Y NUEVE MIL SEISCIENTAS PESETAS (14.169.600 Pts); por todo ello era evidente, que el contrato a que se ha hecho referencia, es de los que se hallan contemplados en el Art.º 321 de la Compilación del Derecho Civil Especial de Cataluña, por lo que su representado sufrió una lesión en más de la mitad del precio justo. c).- Que con anterioridad al ejercicio de la interposición de la indicada demanda, se interpuso ante el expresado Ayuntamiento, la correspondiente reclamación previa en vía administrativa, la que fue desestimada mediante resolución de fecha diez de Abril de mil novecientos ochenta y siete, en la que se acordaba, que no procedía la reclamación, toda vez que la transmisión o cesión de la finca, se hizo con carácter de liberalidad, estimando la parte actora, no ser tal cosa cierta, por entender que su patrocinado cedió la finca al Ayuntamiento con carácter oneroso, y al objeto de pagar el precio pactado, importe de las cuotas del Arbitrio sobre solares sin edificar, liquidadas y pendientes de pago, como se hizo constar en la propia escritura de compraventa. d).- Que mediante resolución de fecha siete de Diciembre de mil novecientos ochenta y cuatro, dictada por el expresado Ayuntamiento, se acordó la cesión del solar de 656 metros cuadrados, situado en la calle J.A., número 00-00, propiedad de D. X1., en concepto de pago de los tributos municipales devengados, por el referido solar; formalizando la transmisión mediante el otorgamiento de la escritura pública; por cuanto con dicha resolución se pone claramente de manifiesto, que la finca se cedió al Ayuntamiento, en pago de los tributos municipales devengados y por lo tanto, teniendo la transmisión un precio, nunca se puede confirmar, que se trató de un acto de liberalidad y tras alegar los fundamentos de derecho de aplicación al caso, terminó suplicando, que teniendo por presentado el presente escrito, con las copias simples y documentos que con el mismo se acompañaban, se tuviera por ejercitada la acción de rescisión por lesión que establece el Art.º 321 de la Compilación del Derecho Civil Especial de Cataluña, en relación a la transmisión de la finca registral número 0 del Registro de la Propiedad núm. 5 de L., descrita en los hechos de la demanda, dirigiéndola contra el Excmo. Ayuntamiento de Barcelona, y seguido que sea el juicio por sus trámites, se dicte en su día sentencia mediante la cual: a).- Se declare rescindida la transmisión de la finca registral núm. 0 del Registro de la Propiedad número 5 de L., del solar señalado con el núm. 00-00 de la calle J.A. de está Ciudad, otorgada por D. X1 i A. a favor del Excmo. Ayuntamiento de Barcelona el día veinte y cinco de Julio de mil novecientos ochenta y cinco, la cual fue autorizada por el Notario D. Juan Comín y Comín, bajo el núm. 1482 de su protocolo. b).- Que se condene al Excmo. Ayuntamiento de Barcelona a estar y pasar por esta declaración, y en tal caso, otorgar cuantos documentos o escrituras fuesen necesarias para la efectividad registral de esta declaración rescisoria, y una vez firme dicha resolución, se acuerde librar el correspondiente testimonio literal de la misma, con el fin de que sirva de título suficiente, para cancelar las correspondientes anotaciones registrales, que en su caso hayan podido causar la transmisión, objeto de la presente demanda, condenando al pago de las costas, del presente juicio al demandado.

 

Segundo. - Que por el Procurador D. Ricardo Toll Alfonso, en nombre y representación del Excmo. Ayuntamiento de Barcelona, compareció, en tiempo y forma, en los presente autos juicio declarativo de menor cuantía, mediante escrito de fecha veinte y uno de Octubre de mil novecientos ochenta y siete, interesando se le tuviera por comparecido y por parte, entendiéndose con aquél las sucesiva, actuaciones que se practicaran, procediendo al propio tiempo a contestar la demanda formulada de contrario en la cual se alegaron en síntesis los siguientes hechos: a).- Que el Y1 hizo saber al ahora demandante D. X1 X1 y A. las cuotas devengadas por el concepto de Arbitrio de solares sin edificar durante las anualidades de 1978 a 1983, en razón de la titularidad dominical de la finca señalada con el número 23-20 de la calle de D. J.A. de esta Ciudad. b).- Que por razones de su particular interés el demandante Sr. X1 que, tanto en razón de su profesión de Aparejador, como por las informaciones que había solicitado, del servicio de Planeamiento del Y1, tenía un perfecto conocimiento de la situación urbanística de la finca de referencia, por lo que compareció ante la Subunidad de Patrimonio de mi representado, ofreciendo la cesión, del indicado solar al Ayuntamiento, siempre que éste le condonase las cuotas del Arbitrio de solares sin edificar. c).- Dado que la donación ofrecida, llevaba consigo una modalidad onerosa, el Y1, en cumplimiento de lo que disponía el Art.º 10 del Reglamento de Bienes, en aquel momento vigente de 27 de Mayo de 1955 y que reproduce el Art.º 12 del actual de 13 de Junio de 1955, y que reproduce el art.º 12 del actual de 13 de Junio de 1986, se vio obligado a tramitar el correspondiente expediente, con la finalidad de acreditar «que el valor del gravamen impuesto, no excediera del valor de lo que se adquiera. d).- Que del conjunto de trámites que conforman el expediente administrativo, resulta muy claro que el Y1 se limitó a aceptar la cesión gratuita con la modalidad compensatoria de gravámenes que le ofrecía el donante. e).- Que como escritura de donación fue preparada la correspondiente minuta y como tal lo configuran sus cláusulas bajo la abstracta rúbrica de cesión que, como se sabe, puede comprender negocios de la más variada índole. f).- Que la escritura de cesión a que las presentes actuaciones se contraen, resulta que el negocio jurídico celebrado no es otro que el de una donación modal o cesión gratuita con compensación de las obligaciones fiscales devengadas es por ello que el ánimo de liberalidad del donante, en lo que excediera de la carga impuesta, es manifiesto en el presente caso, máxime cuando tanto la valoración de la finca excesiva a mayor abundamiento como la cuantía de la compensación reclamada, constaba no tan sólo en el expediente -al que tuvo acceso el interesado- sino en la propia escritura, razón por la cual el cedente no pudo desconocerlo antes de la formulación del negocio. g).- Lo que demuestra la concurrencia, en el presente caso de ánimo de liberalidad en el cedente y en cuanto al posible exceso de valor de la finca transmitida, porque en caso contrario hubiera bastado en esperar las resultas del procedimiento de apremio, ya iniciado para quedarse con el valor sobrante. h).- La cuantía de los créditos que ostentaba contra el demandante el Y1, era perfectamente conocida por el mismo al igual que el posible valor de su finca, y, por ende, de la desproporción entre ambos. Es por ello que de haber deseado adjudicarse el resto de tal valor hubiera bastado con no paralizar la actuación de apremio sobre la misma. Dicha posibilidad enerva la concurrencia en el presente caso, de la ratio iuris de la lesión «ultra dimidium», cual es, según reiteradísima interpretación jurisprudencial el deducir de la circunstancia objetiva de la gran diferencia existente entre el valor de la cosa y la contraprestación recibida por ella, la explicación de la existencia de circunstancias que han presionado el ánimo del transmitente para avenirse a la realización del negocio lesivo. Pues bien, en el presente caso es imposible deducir la existencia de tales circunstancias al ser perfectamente conocidos y determinados, los créditos municipales sobre el deudor, la existencia de un procedimiento de apremio para su cobro y sus limitadas consecuencias. El Y1 no podía reclamar del ahora demandante, más de lo que estrictamente le adeudaba y a ello debía limitarse al realizar el valor del bien afectado. i).-La proyectada construcción en las cercanías del solar a que las presentes actuaciones se contraen de la futura Villa Olímpica, habrá motivado sin duda al demandante el ejercicio de la presente acción, tergiversando para ello la verdadera naturaleza del negocio celebrado, que tanto el título formal como el conjunto del expediente administrativo en que se enmarcan claramente reflejan, quizá ante la expectativa de mayores posibilidades urbanísticas para su antigua finca, en un intento de dejar sin efecto el negocio traslativo que el mismo proyectó y cuya celebración reclamó; por lo que resulta patente la mala fe con que actúa el demandante, no tan sólo por lo expuesto en los precedentes hechos sino también porque hallándose en curso un procedimiento de apremio para el cobro por el Y1 de sus créditos fiscales, consiguió con su propuesta la paralización de tal procedimiento y anulación de correspondientes cargos, pretendiendo recobrar su anterior titularidad tras orillar los inmediatos efectos propios de la vía de apremio, y tras alegar los fundamentos de derecho que estimó por conveniente en razón a sus respectivas pretensiones, terminó suplicando, que admitido el presente escrito y documentos que le acompañan, tenga por comparecido al Y1 en autos del presente juicio de menor cuantía, por contestada la demanda y seguido el proceso de sus cauces, dicte sentencia desestimando la demanda y pretensiones en ella deducidas y condenando en costas a la actora por su evidente temeridad y mala fe. j).- Que mediante el correspondiente otrosi, pasó a formular la correspondiente demanda reconvencional, basada en los siguientes hechos: 1.º- Que al tiempo de transmitir al municipio de L., la propiedad señalada con los núms. 00-00 de la calle J.A. de esta Ciudad, propiedad de D. X1 i A., adeudaba al mismo la cantidad de QUINIENTAS CUARENTA Y DOS MIL CUATROCIENTAS CUARENTA Y OCHO PESETAS (552.448 Pts.) en razón de cuotas devengadas en anualidades de 1978 a 1983 por el concepto de Arbitrios de Solares Edificados y sin Edificar, por la finca de referencia, citada en el expositivo primero. 2.º- Que desde la fecha de 25 de Julio de 1985 en que se operó el efecto traslativo, relacionado en el hecho precedente, la finca de constante referencia, ha devengado a favor de este Municipio, las precedentes cuotas, en razón del Arbitrio sobre solares con finalidad Urbanística; Contribución Territorial Urbana, Contribuciones especiales, supuestas a partir de aquella fecha, todas ellas en la cuantía que resulte de la normativa aplicable y que oportunamente se acreditará. 3.º- Que la formalización del negocio traslativo de la finca de constante referencia, generó unas expensas, al igual que su inscripción en los Registros Públicos, en cuantía que se acreditará en su momento y que satisfizo el Y1. 4.º- Que la presente demanda reconvencional, encaminada al reintegro de las cantidades procedentes por los conceptos relacionados, así como los gastos extraordinarios de conservación de la finca que se hubieren generado más los correspondientes intereses de demora desde la fecha de los respectivos devengos o fecha de vencimiento del período voluntario de cobranza y tras alegar los fundamentos de derecho que estimó por conveniente, sobre la aplicación al caso, terminó suplicando se tuviera por formulada demanda reconvencional para el caso de que se declare rescindida la transmisión al Municipio de L. de la finca-solar señalada con el número 00-00 de la calle de J.A. de esta Ciudad, y en sus méritos condene a D. X1 i A., al pago al Y1, de las cantidades que resulten por los conceptos de Arbitrios de Solares Edificados y sin Edificar; Arbitrios de Solares con finalidad urbanística, Contribución Territorial Urbana, Contribuciones Especiales, todas las cuales se adeudaren, en la fecha de 25 de Julio de 1985 o devengados con posterioridad a tal fecha; gastos extraordinarios de conservación de la finca de referencia; expensas causadas por la formalización del negocio traslativo rescindido y su inscripción en los Registros públicos e intereses correspondientes a las precitadas cantidades, todo ello con respecto a la finca antes expresada y cuyo monto se determinará, en su caso, por los trámites de ejecución de sentencia.

 

Tercero. - Que mediante propuesta de resolución de providencia, de fecha veinte y seis de Noviembre de mil novecientos ochenta y siete, se tuvo al Procurador D. Ricardo Toll Alfonso por comparecido y por parte al indicado causídico, en la representación que ostenta, teniéndose por contestada, en tiempo y forma, la demanda formulada de contrario, y dada la reconvención formulada con la contestación, se dio traslado a la parte actora, para que en el término de diez días la contestara, lo que verificó dentro del término que se le señaló, mediante escrito de fecha diez de Diciembre de mil novecientos ochenta y siete, alegando en síntesis los siguientes hechos: 1.- Que por el Procurador D. Angel Quemada Ruiz, en la representación que ostentaba, se opuso totalmente a la demanda reconvencional formulada por el Y1, entendiendo ciertamente que el mismo ha de verse restituido en la cuantía que supuso el precio del contrato (de carácter oneroso) objeto de la demanda principal de estas actuaciones, no existiendo por tanto, ningún inconveniente para que, finalizado el procedimiento y restituida la finca a su originario patrimonio, se reintegre al Y1 los conceptos abonados por la misma como compensación por su adquisición, recordando a la parte actora reconvencional, que de acuerdo con la Compilación de Derecho Civil Especial de Cataluña, la restitución del precio abonado por la finca es un aspecto consustancial de la acción ejercitada en la demanda principal y 2.º.- Que en conclusión, se oponen a la demanda reconvencional, por cuanto su mandante no tiene, en la actualidad, ninguna obligación pendiente con el Ayuntamiento, por los conceptos reclamados en la misma, y que éstos, si bien es cierto que debería afrontarlos el Sr. X1, lo sería como consecuencia de la estimación de la demanda principal, es decir, mediante la devolución del precio recibido por la venta, cuya rescisión se postula y tras alegar los fundamentos de derecho que estimó por conveniente, terminó suplicando que teniendo por presentado el indicado escrito, previa admisión del mismo se tuviera por contestada la demanda reconvencional interpuesta por el Y1, siguiendo el juicio por sus trámites legales, y en su día dictar sentencia, por medio de la cual se desestimase dicha demanda con imposición de las costas al demandante.

 

Cuarto. - Que contestada la demanda y la reconvención formulada de contrario, se convocó a las partes a comparecencia, en virtud de lo prevenido en el Art.º 691 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, las que comparecieron el día que al efecto señaló, por medio de sus representantes legales, alegando cada uno lo que estimó procedente, en razón a sus respectivas peticiones, en sus escritos de demanda y contestación, solicitando ambas partes el recibimiento del presente juicio a prueba, y una vez tuvieron lugar las interesadas por las partes, se unieron las practicadas a los autos principales, convocándose a las mismas, a fin de poner de manifiesto su resultado, por el término y a los fines señalados en el Art.º 701 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, las cuales presentaron sus respectivos escritos, dentro del plazo que se les concedió, con el resumen de las pruebas practicadas, por lo que el Juez de Primera Instancia número 6 de L., dictó la oportuna sentencia, cuya parte dispositiva es del tenor literal siguiente: «FALLO: Primero.- Estimando la demanda formulada por el Procurador de los Tribunales D. Angel Quemada Ruiz, en nombre y representación de D. X1. contra el Excmo. Ayuntamiento de Barcelona, debo declarar y declaro rescindida la transmisión de la finca registral. núm. 0 del Registro de la Propiedad núm. 5 de L. que es el solar señalado con el n.º 00-00 de la calle J.A. de esta Ciudad, otorgada por D. X1  a favor del demandado el día 25 de Julio de 1985 y autorizada por el Notario D. J.C2 con el n.º 1.482 de su protocolo, pudiendo la demandada evitar la rescisión, mediante el pago al actor de la diferencia entre las cantidades de 552.448 pesetas y 14.641.920 pesetas y sus intereses legales desde la fecha de la transmisión. Se imponen las costas de la demanda principal a la Corporación demandada. SEGUNDO.- Desestimando íntegramente la reconvención formulada por el Procurador de los Tribunales, D. Ricardo Toll Alfonso en nombre y representación del Excmo. Ayuntamiento de Barcelona, contra D. X1 i A., debo absolver y absuelvo a este último de las pretensiones aducidas en dicha demanda reconvencional, imponiendo al actor en la reconvención las costas de la misma».

 

Cuarto. - Que interpuesto, dentro del plazo legal, por la representación del Excmo. Ayuntamiento de Barcelona, el oportuno recurso de apelación ante la Sección Doceava de la Audiencia de L., contra la anterior sentencia y admitido en ambos efectos, se remitieron los autos principales a la expresada Audiencia, previo emplazamiento de las partes, y personados en tiempo y forma la parte apelante y apelada, se dio traslado a las mismas para que en el término de seis días, manifestaran lo que estimaran por conveniente, en virtud de lo previsto en los Arts. 705 y 707 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, y transcurrido dicho término sin verificarlo, se trajeron los autos a la vista, con citación de las partes para sentencia, comunicándose los autos para instrucción, por término improrrogable de cuatro días, los que evacuaron dicho trámite dentro del plazo que se les concedió, por lo que se señaló día para la vista, la que tuvo lugar, el veinte y siete de Noviembre de mil novecientos ochenta y nueve, compareciendo en la misma, las partes personadas, las cuales, previamente alegar lo que estimaron por conveniente, en sus respectivas pretensiones, solicitaron se dictase sentencia conforme tenían solicitado, en sus respectivos escritos de demanda, contestación, solicitando la parte apelante se revocara la sentencia apelada, absolviéndola de los pedimentos solicitados por la parte actora en su escrito de demanda, dando lugar a la demanda reconvencional formulada por la parte apelada, con imposición de las costas causadas en ambas instancias por temeridad y mala fe, por lo que, por la expresada Sección de la Audiencia Provincial de L., se dictó sentencia, con fecha dos de Diciembre de mil novecientos ochenta y nueve, cuya parte dispositiva contiene el siguiente: FALLO: «Que estimando parcialmente el recurso de apelación interpuesto por el Excmo. Ayuntamiento de Barcelona contra la sentencia de fecha 24 de Mayo de 1988, dictada por el Juzgado Primera Instancia n.º 6 de esta Ciudad, en autos n.º 707 de 1987 de juicio declarativo de menor cuantía promovido por D. X1 X1 A. frente a la Corporación Municipal, apelante, revocamos también en parte la Sentencia apelada que se ha mencionado, en cuanto al pronunciamiento contenido en el apartado primero de su fallo, para en su lugar acordar como acordamos, lo que quedará corno nuevo contenido de dicho apartado, desestimar la demanda formulada por el Procurador de los Tribunales, D. Angel Quemada Ruiz, en nombre y representación de D. X1. contra el Excelentísimo Y1, representado por el Procurador causídico D. Ricardo Toll Alfonso, absolviendo de dicha demanda íntegramente a la Corporación indicada; y confirmando los restantes extremos y pronunciamientos de la misma Sentencia recurrida contenidos en el segundo de los apartados de su fallo. Todo ello sin hacer expresa mención de las costa causadas en la alzada. Y firme esta resolución, expídase testimonio de la misma, que con los autos originales se remitirá al Juzgado de procedencia a los efectos oportunos. Así por esta nuestra sentencia, lo pronunciamos mandamos y firmamos. Ramiro Manubens Glez. Sandoval.- Antonio López Carrasco Morales.- Eloy Mandaña Domínguez.- Rubricados.-

 

Quinto. - Que por el Procurador D. Angel Quemada Ruiz, en nombre y representación de D. X1., se interpuso contra la anterior sentencia, el oportuno recurso de casación, al amparo del apartado 5.º del Art.º 1692 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, por entender se produjo una infracción del Art.º 321 de la Compilación del Derecho Civil de Cataluña y de la jurisprudencia que lo aplica e interpreta, fundamentándose por infracción de Ley y de la Doctrina Legal concordantes, al amparo del Art.º 1.692.1º de la expresada Ley procesal, por infracción del Art.º 321 de la Compilación de Derecho Civil de Cataluña, al considerar la sentencia recurrida tal acción tomando como base elementos subjetivos que desvirtúan la eficacia y razón de ser de la misma e inaplicación indebida del apartado segundo del citado artículo.

HA SIDO PONENTE el Magistrado. Ilmo. Sr. D. Luis-María Díaz Valcárcel.

 

FUNDAMENTOS DE DERECHO

 

Primero. - La sentencia dictada por la Audiencia de L. el día dos de Diciembre de mil novecientos ochenta y nueve (2 Diciembre del 1989), contiene una extensa y pormenorizada relación de hechos que reputa probados y que, a efectos del recurso de casación interpuesto, podemos resumir así: el actor, aquí recurrente, de profesión aparejador, era propietario de un solar de seiscientos cincuenta y seis metros cuadrados sito en la calle WR. de esta Ciudad. El indicado solar, por su configuración irregular y por hallarse lindante con la vía férrea, no era edificable de acuerdo con las normas urbanísticas vigentes en aquella fecha. En el año mil novecientos ochenta y tres, el propietario acudió personalmente al Y1 y manifestó al Jefe de la Subunidad de Patrimonio que debido a la no edificabilidad de la finca y a las deudas tributarias que generaba «se veía en la precisión de renunciar a la propiedad del mismo, por lo cual ofrecía la cesión de éste al Ayuntamiento, siempre que la Corporación le condonara las cuotas del arbitrio de solares sin edificar, según liquidación que acompañaba». Instruido el oportuno expediente administrativo el Ayuntamiento aceptó la propuesta del propietario toda vez que la deuda tributaria por el arbitrio de solares sin edificar ascendía a 552.448 Pts,, mientras que el terreno fue valorado en 14.169.600 pesetas. En su virtud el día 25 de Julio de 1985 el actor y el representante del Ayuntamiento otorgaron una escritura notarial que recoge circunstanciadamente los antecedentes reseñados, concretamente la calificación urbanística de la finca, su valoración y la deuda fiscal del propietario. En el documento público «Don X1. hacía entrega del solar de su propiedad al Y1 transmitiéndole su dominio y posesión con todos sus derechos anejos y libre de cargas u ocupantes a cambio de que la Corporación le condonara las cuotas del referido arbitrio pendientes de pago». Con posterioridad a la escritura de cesión varió la calificación urbanística del inmueble, siendo incorporado al Plan Especial de Reforma interior promovido con ocasión de la próxima celebración de los Juegos Olímpicos en L.. El actor ha confesado que al tener conocimiento de ello dedujo la acción rescisoria a que se refiere el presente proceso mediante demanda de tres de Julio de mil novecientos ochenta y siete.

 

Segundo. - Asimismo la Audiencia estima que si bien la cesión de la finca en pago de la deuda tributaria aparece desequilibrada, atendiendo a los valores respectivos de una y otra, «las circunstancias permiten tener por cierto con razonable presunción que este enriquecimiento, aunque fuera real, se conoció y consintió por el demandante presuntamente perjudicado», por su calidad de aparejador, por saber las condiciones urbanísticas y la valoración del solar, por haber tornado la iniciativa de la cesión y por haber persistido en su propósito durante los dos años largos que mediaron hasta la firma de la escritura. «Ha de concluirse -prosigue la Audiencia- que la causa del contrato, en lo que se refiere al supuesto perjudicado, no fue exclusivamente onerosa, sino que también fue parcialmente gratuita al mezclarse con la primera un componente de liberalidad».

 

Tercera. - La sentencia recurrida, por tanto, estima demostrado, mediante prueba de presunciones, que el negocio jurídico de autos yuxtaponga a una causa onerosa -dación en pago de una deuda tributaria- otra gratuita, la liberalidad del cedente. Habida cuenta de que "concurrencia del ánimo de liberalidad es una cuestión de hecho (entre otras, Sentencia del Tribunal Supremo de 13 de Marzo de 1982) el recurrente en casación podrá utilizar una doble vía: la del motivo cuarto del art.º 1.692 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, caso de estimar que hubo error en la apreciación de la prueba, que este error resulta en documentos -o informes, según precisa el art.º 1.707- que obren en autos demostrativos de la equivocación del juzgador y que tales documentos no aparezcan contradichos por otros elementos probatorios. O bien, la vía del motivo quinto del referido artículo en relación con las normas procesales que regulan el mecanismo de la deducción indiciaria o prueba de presunciones (Sentencias del Tribunal Supremo de 31 de Octubre y 20 de Diciembre de 1985). No es preciso insistir pues basta la lectura del escrito de interposición del recurso para cerciorarse de que se fundamenta exclusivamente en el apartado quinto del Art.º 1.692 de la Ley de Enjuiciamiento civil y que la única norma del ordenamiento jurídico que cita como infringida (Art.º 1.707 de la Ley de Enjuiciamiento Civil) es el Art.º 321 de la Compilación de Derecho Civil de Cataluña y la jurisprudencia que lo aplica e interpreta. No cabe pues discutir en casación las apreciaciones fácticas de la sentencia recurrida que aparecen resumidas más arriba.

 

Cuarto. - La institución de la rescisión por lesión enorme o ultra dimidium tiene una larga historia desde los rescriptos del siglo III atribuidos a los emperadores Diocleciano y Maximiano, posteriormente recogidos en el Codex de Justiniano, hasta su inserción en el Derecho Civil Catalán compilado. Sólo interesa destacar que en su origen fue probablemente, una medida coyuntural para proteger a pequeños propietarios rurales descapitalizados frente a las presiones de los grandes terratenientes. La doctrina medieval del precio justo hizo que la institución cobrase una amplitud desmesurada, aumentando paralelamente los expedientes para eludirla. Juzgada incompatible con los presupuestos del liberalismo económico, los ordenamientos que, tras algunas vacilaciones, la conservan, cual es el caso del Derecho Civil Catalán, lo hacen de modo limitado. No puede sorprender que en su larga evolución histórica los fundamentos atribuidos a la rescisión por lesión hayan sido cambiantes. La escueta razón dada por la Compilación justinianea - humanum est- fue interpretada en el sentido de que la institución venía a remediar supuestos de error -espontáneo o inducido mediante engaño- en la apreciación del valor de la cosa enajenada; o aquellos otros en que el consentimiento aparece viciado por la inexperiencia o la necesidad. En la Compilación vigente, el abandono de la tradicional expresión catalana «engany de mitges» coincide según la doctrina más cualificada, con la atribución de un fundamento puramente objetivo a la rescisión por lesión. Los contratos onerosos relativos a bienes inmuebles serán rescindibles «aunque concurran todos los requisitos necesarios para su validez» cuando el enajenante haya sufrido lesión en más de la mitad del justo precio (art.º 321.1). No se requiere la concurrencia de error, engaño o necesidad que, según su trascendencia, podrían determinar la ineficacia del contrato con sujeción a las normas comunes del derecho de obligaciones.

 

Quinto. La rescisión por lesión sólo puede operar sobre contratos de carácter oneroso -en el caso que nos ocupa la dación en pago que supone una obligación preexistente- y no procederá cuando la contraprestación haya sido determinada por el deseo de liberalidad del enajenante. Nos hallamos ante un contrato estructuralmente oneroso pero que añade a la causa típica un componente de liberalidad en el enajenante que explica y justifica el desequilibrio entre el valor en venta de la finca y el importe de la deuda extinguida con la dación en pago del inmueble. Conviene precisar, en primer lugar, que el concepto de liberalidad definido como «acto por el que espontáneamente se proporciona una ventaja o beneficio gratuito sin nada a cambio» es más amplio que el de donación por lo que, en rigor, estamos en presencia de un negocio oneroso con causa liberal añadida pero no de un estricto negotium mixtum cum donatione. En segundo lugar, no es preciso entrar en la controversia de si este tipo de negocios tiene una sola causa, la llamada causa mixta, o si se trata de un único negocio pero con dos causas, una onerosa y otra gratuita, como parece sostener la sentencia del Tribunal Supremo de 27 de Febrero de 1951. Si admitimos la primera hipótesis no cabe la rescisión por lesión ultra dimidium porque no estamos en presencia de un contrato oneroso sino de un contrato con causa mixta. Si aceptamos el segundo término del dilema tampoco cabrá la rescisión ya que el Art.º 321.2 de la Compilación la excluye de aquellos contratos en los que el precio o contraprestación ha sido decisivamente determinado por el deseo de liberalidad del enajenante. En rigor no cabe decir que existe «lesión» cuando la diferencia económica no es injustificada sino que es conocida y querida por el enajenante y, por tanto, dotada de causa. En resumen: partiendo de la afirmación fáctica de que la dación de la finca fue parcialmente gratuita, afirmación de hecho contenida en la sentencia de instancia y no combatida en casación, es forzoso concluir que la Audiencia aplicó correctamente el Art.º 321 de la Compilación del Derecho Civil de Cataluña en cuanto exceptúa del ámbito de la acción rescisoria los negocios jurídicos no estrictamente onerosos.

 

Sexto. - Por todo lo dicho procede desestimar el recurso de casación, con expresa imposición de las costas al recurrente, conforme previene el último párrafo del Art.º 1.715 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Por lo expuesto, EN NOMBRE DEL REY Y POR LA AUTORIDAD CONFERIDA POR EL PUEBLO ESPAÑOL.

 

FALLAMOS:

 

Que debemos declarar y declaramos no haber lugar al recurso de casación interpuesto por DON X1., contra la sentencia dictada por la Sección Doce de la Audiencia Provincial de L. en fecha dos de Diciembre de mil novecientos ochenta y nueve, condenando a la parte recurrente al pago de las costas del recurso. Líbrese certificación de esta resolución, que se remitirá a la Audiencia, juntamente con el Rollo y autos enviados en su día.

Así por esta nuestra sentencia, que se insertará en la COLECCION LEGISLATIVA, pasando al efecto las copias necesarias, lo pronunciamos, mandamos, y firmamos.

 

Universitat de Girona ©Projecte Norma Civil
Institut de Dret Privat Europeu i Comparat

Universitat de Girona

Webmaster: Dr. Albert Ruda