Projecte Norma Civil
Departament de Justícia. Generalitat de Catalunya

pàgina elaborada per l'Institut de Dret Privat Europeu i Comparat de la UdG
amb el suport del
Departament de Justícia de la Generalitat de Catalunya

Institut de Dret Privat Europeu i Comparat UdG

STSJC 21-06-2004

Anterior Amunt Següent

 

Sentència del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya
de 21 de juny de 2004, núm. 20/2004 (Sala Civil i Penal)

Presidente:

Excmo. Sr. Guillermo Vidal Andreu

Magistrados/as:

Ilma. Sra. Núria Bassols i Muntada

Ilmo. Sr. Ponç Feliu i Llansa

La Sala Civil del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, integrada por los magistrados que se expresan más arriba, ha visto los recursos de casación y por infracción procesal núm. 21/2004 contra la Sentencia dictada en grado de apelación por la Sección 18ª de la Audiencia Provincial de Barcelona en el rollo de apelación núm. 32/03, como consecuencia de las actuaciones de juicio de separación núm. 138/2000 seguidas ante el Juzgado de 1ª Instancia núm. 2 de Cerdanyola. La Sra. X1 ha interpuesto este recurso representada por la procuradora Sra. Magdalena Julibert Amargos y defendida por la letrada Sra. Inmaculada CP. Cerezo Cintas. Es parte recurrida el Sr. Y1, representado por la procuradora Sra. Francesca Bordell Sarro y defendido por el letrado Sr. Joan Granero Peñalver.

ANTECEDENTES DE HECHO

Primero. La procuradora de los tribunales Sra. Mª Dolores Ribas Mercader, actuó en nombre y representación del Sr. Y1 formulando demanda de juicio de separación núm. 138/2000 en el Juzgado de Primera Instancia núm. 2 de Cerdanyola.

Seguida la tramitación legal, el Juzgado indicado dictó Sentencia con fecha 7 de mayo de 2002, la parte dispositiva de la cual dice lo siguiente: “FALLO: Que, estimando la demanda de la procuradora Sra. Mª Dolores Ribas Mercader en nombre y representación de Y1 frente a X1, debo decretar y decreto la separación matrimonial de los referidos cónyuges, con los siguientes efectos, en sustitución de las medidas provisionales:

“a) Atribuir a la esposa el uso y disfrute del domicilio conyugal y el ajuar existente, sito en C/ XXXX, nº XX, X X, de L..

b) Se fija una pensión por alimentos para cada hijo mayor de edad, Pamela y Francisco, que no son independientes económicamente, con cargo al padre de 100.000 pesetas (en la actualidad 601,01 €) al mes, pagaderas en los cinco primeros días de cada mes y actualizable anualmente según IPC, hasta que los hijos sean independientes o tengan la edad de 27 años caso de no serlo todavía.

c) Se condena al Sr. Y1 a abonar a la Sra. X1, en metálico y en concepto de compensación por razón del trabajo, la cantidad de 15.000.000 de pesetas, en la actualidad 90151,82 €; en caso de que el Sr. Y1 realice el pago en el plazo máximo de tres años, dicha cantidad devengará el interés legal, debiendo para ello constituir garantía, excepto personal, o aval bancario a favor de la esposa.

d) Se fija una pensión compensatoria a favor de la Sra. X1 y a cargo del Sr. Y1, de 25.000 pesetas, en la actualidad 150,25 €, al mes, pagaderas en los cinco primeros días de cada mes, en la cuenta corriente o libreta de ahorros que designe la esposa, y que deberá ser actualizada anualmente según las variaciones que experimente el índice de precios al consumo o concepto que le sustituya, publicadas por el Instituto Nacional de Estadística.

e) Se acuerda revocar todos los poderes que los cónyuges pudieran haberse otorgado. “No ha lugar a conceder a la esposa una pensión por alimentos con cargo al Sr. Y1. Asimismo, dado el especial pronunciamiento de esta resolución, no ha lugar a imposición de costas alguna.”

Segundo. Contra esta sentencia, ambas partes interpusieron recurso de apelación, que se admitió y se sustanció en la Sección 18ª de la Audiencia Provincial de Barcelona, la cual dictó Sentencia en fecha 2 de diciembre de 2003, con la siguiente parte dispositiva:“FALLAMOS: Que estimando parcialmente el recurso de apelación interpuesto por la representación de D. Y1, así como también parcialmente el formulado por la de Dª. X1, contra la Sentencia de fecha 7 de mayo de 2002, dictada por el Ilmo. Magistrado-Juez del Juzgado de Primera Instancia núm. 2 de los de Cerdanyola del Vallès, debemos revocar y revocamos la expresada resolución en el sentido de que no procede la indemnización prevista en el art. 41 del CF a favor de la apelante, y elevamos la pensión compensatoria a la suma de 480,81 € (80.000 pts) al mes, durante los cinco años siguientes a la fecha de la presente resolución, confirmando los demás extremos de la misma, ello sin que proceda hacer especial declaración sobre el pago de las costas causadas en esta alzada “.

Tercero. Contra esta sentencia, la procuradora Sra. Magdalena Julibert Amargos, en nombre y representación de la Sra. X1, interpuso recursos de casación y por infracción procesal que, por auto de esta Sala de fecha 22 de marzo de 2004, se admitieron a trámite y de los que se dio traslado a la parte recurrida y personada para formalizar su oposición por escrito en el plazo de veinte días.

Cuarto. Por providencia de fecha 26 de abril de 2004 se tuvo por formulada oposición al recurso de casación, y de conformidad con el art. 485 de la Ley de enjuiciamiento civil se señaló para la celebración de vista, que ha tenido lugar el día 24 de mayo de 2004 a las 10,30 horas de la mañana.

Ha sido ponente el Excmo. Sr. Guillem Vidal Andreu.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Primero. Se alza la parte recurrente, Dª. X1, contra la Sentencia dictada en fecha 2 de diciembre de 2003 por la Sección Decimoctava de la Audiencia Provincial de Barcelona, en rollo de apelación 32/2003 procedente del juicio de separación matrimonial nº 138/2000 tramitado en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 2 de Cerdanyola del Vallès.

Interpone recurso extraordinario por infracción procesal y recurso de casación, basado el primero en dos motivos, ambos por infracción del art. 218.2 de la Ley de enjuiciamiento civil, y basado el segundo también en dos motivos, por infracción del art. 41 del Código de familia de Cataluña y por infracción del art. 84 de la misma Ley.

Por expreso mandato de la disposición final decimosexta de la LEC, regla 6ª, se resolverá en primer lugar el recurso extraordinario por infracción procesal y, sólo si se desestima, se entrará en el análisis del recurso de casación.

Segundo. En el primer motivo del recurso extraordinario por infracción procesal la parte recurrente, después de hacer un particular —y exhaustivo— análisis de la situación económica de los cónyuges y de las necesidades de sus hijos, Z1 y Z2, obtiene la conclusión de que la sentencia carece de motivación lógica en cuanto fija un quantum de la pensión alimenticia claramente insuficiente.

El motivo no puede prosperar. Ciertamente no es la sentencia recurrida un modelo en cuanto a la explicitación de las razones que apoyan su razonamiento lógico, pero no carece absolutamente de argumentación ni de apoyatura fáctica, aunque sea por remisión a la sentencia de primera instancia, de suerte que el resultado final aparece coherente entre el sustrato fáctico y la valoración jurídica. En efecto, de conformidad con lo que dispone el art 267 del Código de familia de Catalunya “la quantia dels aliments es determina en proporció a les necessitats de l’alimentat i als mitjans econòmics i a les possibilitats de la persona o les personas obligades a prestar- los”.

Se trata, pues, de un sistema proporcional que debe atender a dos parámetros: de un lado, las necesidades de quien recibe la prestación, que se contengan en un espacio de vivencia acorde con el nivel de la realidad social en que se vive y que, obviamente, han de comprender unos mínimos de habitación (si no se vive independiente), vestido, instrucción, asistencia médica y utilidades básicas; de otro lado, las posibilidades económicas del alimentante, valoradas de forma que subsista la posibilidad del propio desarrollo personal y profesional.

En el caso de autos, el elemento fáctico (necesidades y posibilidades), intangible en este grado procesal, viene claramente especificado en la sentencia que se combate si se pone en relación con la sentencia de primera instancia a la que se remite, de forma que en modo alguno es admisible presentar ahora una valoración distinta de aquél, siempre parcial e interesada por la parte recurrente.

La sentencia de la Audiencia tiene en cuenta que los hijos del matrimonio se encuentran estudiando y carecen de independencia económica, y atiende al patrimonio del alimentante para la fijación del quantum. No lo hace de manera arbitraria, ni irracional ni ilógica, aunque hubiera sido deseable una mayor explicitación de las circunstancias que apoyan su decisión.

En conclusión, el motivo, como se adelantaba, debe ser desestimado.

Tercero. El segundo de los motivos de infracción procesal, basado en el mismo precepto legal que el anterior, denuncia la motivación ilógica que conduce a la Audiencia a otorgar una pensión compensatoria a la recurrente de 480,81 € durante un plazo de cinco años.

También en este apartado la parte recurrida pretende sustituir la valoración de la prueba realizada en la sentencia de instancia por su particular visión del patrimonio del recurrido y de las necesidades de la recurrente en orden a acceder al mercado laboral.

La sentencia alude a estas circunstancias y, tras analizar la naturaleza jurídica de la pensión compensatoria según el dictado del art. 84 del Código de familia (en cuyo análisis hubiera podido tener también en cuenta la doctrina de esta Sala), atiende, para la fijación de una pensión temporal, a la salud de la recurrente, a su capacidad laboral, a su edad y a la improcedencia declarada de la indemnización por razón del trabajo; circunstancias todas que se hallan enumeradas en aquel precepto legal.

No existe, pues, tampoco aquí, arbitrariedad, irrazonabilidad o falta de lógica, de modo que el motivo ha de ser igualmente rechazado y con él todo el recurso extraordinario por infracción procesal.

Cuarto. El primer motivo base del recurso de casación denuncia infracción del art. 41 del Código de familia y de la doctrina sentada por esta Sala.

El motivo ha de prosperar.

La sentencia de instancia, en una confusa e inasumible argumentación, niega la procedencia de la pensión indemnizatoria que el art. 41 del Código contempla, y ello tras afirmar que “la esposa [hoy recurrente] sólo trabajó para ------ , SA, sociedad de la que el esposo es ----- ya desde antes del matrimonio, según reconoció la apelante, durante el período comprendido entre febrero de 1998 y diciembre de 1999, trabajo por el que no percibía salario alguno y desarrollaba sin horario ni trabajo fijo, habiéndose dedicado durante el matrimonio al cuidado de la casa y de la familia, por lo que todos los gastos de la vivienda eran satisfechos con el salario del esposo”, para concluir que “en estas circunstancias, y dando por vistas todas las manifestaciones efectuadas en la resolución impugnada sobre las diversas entidades participadas por el apelante, entendemos, sin embargo, que no se da el enriquecimiento del mismo base de la indemnización que se peticiona a costa del trabajo no remunerado de la esposa”, añadiendo, además, que la recurrente percibirá en su momento su participación en la entidad ------.

Como afirma el recurrente, la sentencia no se ajusta al art. 41 del Código de familia de Cataluña y contradice abiertamente la doctrina de esta Sala contenida, entre otras, en las sentencias de 27 de abril de 2000 y 21 de octubre de 2002.

En esta primera sentencia ya se argumentaba que los requisitos para que surja el derecho a una indemnización por razón del trabajo doméstico son:

1º) Que exista una separación judicial, divorcio o nulidad del matrimonio.

2º) Que uno de los cónyuges haya realizado durante el matrimonio un trabajo para el hogar o para el otro cónyuge no retribuido o retribuido insuficientemente.

3º) Que la disolución del matrimonio haya generado una desigualdad patrimonial, comparadas las dos masas patrimoniales de los cónyuges.

4º) Que esa desigualdad patrimonial implique un enriquecimiento injusto.

Y en ella se decía: “Ha de repetirse: aquí no se trata de que el trabajo de la esposa haya representado un enriquecimiento para el marido y un empobrecimiento para ella, ni se trata de comparar la situación actual de los cónyuges; aquí se trata de ver si, en el momento de la disolución del patrimonio conyugal, se produjo una injustificada desigualdad patrimonial entre ellos, porque, habiendo contribuido ambos al levantamiento de las cargas del matrimonio (en nuestro caso, la esposa en la forma que prevé el art. 5.1 del Código), nada motiva que, en palabras llanas, uno quede rico y otro reste pobre”. Y se añadía: “El trabajo exclusivo para la familia y el hogar no sólo es fundamental para la paz y armonía del matrimonio, es imprescindible para que el otro cónyuge dedique su esfuerzo, sin perturbaciones, a la creación de riqueza para el sustento y la integración social de la familia”.

En una palabra: resulta hoy insostenible que se niegue el derecho a una pensión indemnizatoria, una vez admitido éste como elemento corrector del sistema catalán de separación de bienes, por el simple y llano hecho de que el marido sufragaba con su salario los gastos de la vivienda, sin tener en cuenta ni el trabajo doméstico de la esposa ni la diferencia de patrimonios, circunstancias explícitamente resaltadas en la Ley. Queda, en cambio, acreditado —sea por lo expresamente declarado en la sentencia que es objeto de recurso, sea por su remisión a la de primera instancia— que la recurrente cuenta con 44 años de edad, se halla en estado delicado de salud por una hepatopatía (que sólo le impide los trabajos forzados) y no está específicamente capacitada para profesión alguna; que la duración del matrimonio sobrepasó los veinte años; que la esposa se dedicó al cuidado del hogar y al del esposo y sus dos hijos, hoy mayores de edad, salvo un escaso período de tiempo en que trabajó, sin remuneración, en la empresa del marido; que el marido mantiene hoy un importante patrimonio tanto inmobiliario como empresarial, reflejado exhaustivamente en el fundamento de derecho cuarto de la sentencia de primera instancia; que, por el contrario, la esposa sólo goza de la mitad indivisa de una finca rústica y de la mitad indivisa de la vivienda familiar, junto con el 2% del capital social de la empresa -------, SL (valor nominal 500.000 pesetas), siendo el 98% restante del marido (valor nominal 24.000.000 de pesetas) y el derecho a percibir la participación en la empresa -------, SL.

Atendiendo a los anteriores datos fácticos, inalterables —como se ha dicho— en esta fase casacional, la procedencia de la pensión indemnizatoria es indiscutible, porque se dan cuantos elementos la integran y conforman a la vista del art. 41 del Código de familia y porque así se deduce de la doctrina jurisprudencial sentada y ya consolidada de esta Sala.

En relación a la cuantía de tal indemnización, teniendo en cuenta la diferencia de patrimonios de los cónyuges en el momento de producirse la ruptura matrimonial, se fijará en 60.000 euros, acogiéndose en este particular el motivo de recurso.

Quinto. El segundo y último de los motivos, que sustenta el recurso de casación de Dª. X1 invoca la vulneración del art. 84 del Código en relación con la otorgada pensión compensatoria a que en el fundamento de derecho tercero de la presente se ha hecho mención.

Se alega en el recurso que la sentencia de apelación limita en el tiempo —cinco años— el derecho a percibir la pensión compensatoria que prevé el precepto citado del Código,siendo tal límite temporal contrario a la doctrina de esta Sala expresada en sentencias de fechas 4 de marzo de 2002 y 21 de octubre del mismo año.

El motivo no puede estimarse.

La doctrina de esta Sala —hoy reiterada— no dice lo que la recurrente quiere que diga.

La doctrina de esta Sala admite la fijación de un límite temporal en la prestación de la pensión compensatoria, cuando puedan determinarse al momento todas las circunstancias que se relacionan en el art. 84; lo que ocurre es que esta misma doctrina admite también que no se fije tal plazo en el caso contrario, esto es, cuando, dadas las circunstancias de necesidad, no pueda determinarse la duración de ésta, quedando entonces al devenir de posteriores modificaciones de la situación personal y económica de la persona favorecida.

Se resume esta doctrina en la citada sentencia de 4 de marzo de 2002, cuando se expresa: “Y tampoco el derecho catalán opta definitivamente por la temporalidad esencial, sí, en cambio, por la temporalidad potestativa, al fijar legalmente las causas sobrevenidas de extinción: ‘millora de la situació econòmica del cònjuge creditor, matrimoni del cònjuge creditor, mort del cònjuge creditor i transcurs del termini pel qual es va establir’.

“Deviene, pues, claro que el Código de familia (art. 86) permite la fijación del término o plazo, pero no obliga a su fijación judicial”.

La sentencia objeto de recurso, como se ha dicho más arriba, justifica la concesión de una pensión temporal atendiendo a la edad de la esposa, la escasa incidencia de su padecimiento en una actividad laboral normal, su situación patrimonial y la negada concesión de la pensión indemnizatoria por razón del trabajo doméstico.

El razonamiento es, pues, correcto y lógico, se halla amparado en las circunstancias que el art. 84 obliga a tener en cuenta y no contradice en absoluto la doctrina de esta Sala.

De otra parte, no se procederá a la reducción de la misma por el hecho de haberse otorgado ahora la pensión indemnizatoria —art. 84.2.d— al entender esta Sala que la pensión compensatoria concedida por la Audiencia se ajusta —en cantidad y tiempo— a las circunstancias concurrentes y al perjuicio sufrido por la recurrente a consecuencia de la crisis matrimonial (art. 84.1).

Sexto. De conformidad con el art. 398.2 de la LEC no se condenará en costas al estimarse parcialmente el recurso de casación.

Por todo lo anterior,

PARTE DISPOSITIVA

Debemos desestimar y desestimamos el recurso extraordinario por infracción procesal y estimar parcialmente el recurso de casación interpuestos por la procuradora de los tribunales Dª. Magdalena Julibert Amargós, en nombre y representación de Dª. X1, contra la Sentencia dictada en fecha 2 de diciembre de 2003 por la Sección Decimoctava de la Audiencia Provincial de Barcelona, en el rollo de apelación 32/2003 procedente del juicio de separación matrimonial nº 138/2000, tramitado en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 2 de Cerdanyola del Vallès.; en consecuencia, revocamos la misma en el particular referente a la concesión de una pensión indemnizatoria por razón del trabajo doméstico a favor de la recurrente y a cargo de su cónyuge D. Y1 y, manteniendo los demás pronunciamientos contenidos en la sentencia, se concede a la recurrente el derecho a la indemnización antedicha en la suma de sesenta mil (60.000) euros, pagaderos en metálico en el plazo máximo de tres años, devengando dicha cantidad el interés legal y debiéndose constituir garantía real o aval bancario del pago; todo ello sin hacer expresa imposición de las costas causadas.

Notifíquese la presente a las partes personadas y, con su testimonio, remítanse los autos y el rollo a la Sección Decimoctava de la Audiencia Provincial de Barcelona.

Así lo pronunciamos, mandamos y firmamos.