Projecte Norma Civil
Departament de Justícia. Generalitat de Catalunya

pàgina elaborada per l'Institut de Dret Privat Europeu i Comparat de la UdG
amb el suport del
Departament de Justícia de la Generalitat de Catalunya

Institut de Dret Privat Europeu i Comparat UdG

Sentència de 6 de novembre de 2003

Anterior Amunt Següent

 

 
 

 

Sentència del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya

de 6 de novembre de 2003 núm. 40/2003 (Sala Civil i Penal)

 

Antecedents de fet 
Fonaments de dret
Part dispositiva

Presidente:

Excmo. Sr. Guillermo Vidal Andreu

Magistrados/as:

Ilmo. Sr. Antoni Bruguera i Manté

Ilma. Sra. Núria Bassols i Muntada

La Sala Civil del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, integrada por los magistrados que se expresan más arriba, ha visto el recurso de casación núm. 62/2003 contra la Sentencia dictada en grado de apelación por la Sección 12a de la Audiencia Provincial de Barcelona en el rollo de apelación núm. 1054/02, como consecuencia de las actuaciones de juicio de modificación de medidas de divorcio núm. 138/02 seguidas ante el Juzgado de 1ª Instancia núm. 4 de Rubí. El Sr. X ha interpuesto este recurso representado por el procurador Sr. José Manuel Puig Abós y defendido por el letrado Sr. Ramón Mª Rodón Guinjoán. Es parte contra la cual se recurre la Sra. Y, representada por el procurador Sr. Jorge Rodríguez Simón y defendida por el letrado Sr. Rubén Romero Chiarla.

ANTECEDENTES DE HECHO

Primero. El procurador de los tribunales Sr. Jaime Izquierdo Colomer actuó en nombre y representación del Sr. X formulando demanda de juicio de modificación de medidas de divorcio núm. 138/02 en el Juzgado de Primera Instancia núm. 4 de Rubí. Seguida la tramitación legal, el Juzgado indicado dictó Sentencia con fecha 28 de septiembre de 2002, la parte dispositiva de la cual dice lo siguiente: “FALLO: Que estimando como estimo la demanda formulada por el procurador D. Jaime Izquierdo Colomer, en nombre y representación de D. X, debo declarar y declaro dejar sin efecto la atribución del uso del domicilio conyugal efectuada a la demandada en la sentencia que decretó el divorcio, pudiendo disponer de la misma durante el plazo de seis meses, transcurrido el cual deberá entregar la posesión de la misma al actor, sin expresa imposición de costas”.

Segundo. Contra esta sentencia, la parte demandada interpuso recurso de apelación, que se admitió y se sustanció en la Sección 12a de la Audiencia Provincial de Barcelona, la cual dictó Sentencia en fecha 4 de marzo de 2003, con la siguiente parte dispositiva: “FALLAMOS: Con estimación del recurso interpuesto por la representación de la demandada Dª. Y contra la Sentencia de 28 de septiembre de 2002 dictada en modificación de efectos de divorcio nº 138/2002 del Juzgado de Primera Instancia nº 4 de Rubí, en el que ha sido parte actora D. X, debemos revocar y revocamos los pronunciamientos de la sentencia apelada, y con desestimación de la demanda, absolvemos a la demandada de las peticiones de la parte actora, sin hacer condena expresa en costas de la alzada procedimental a ninguna de las partes”.

Tercero. Contra esta Sentencia, el procurador Sr. José Manuel Puig Abos, en nombre y representación del Sr. X, interpuso recurso de casación que, por auto de esta Sala de fecha 10 de julio de 2003, se admitió a trámite dándose traslado a la parte recurrida y personada para formalizar su oposición por escrito en el plazo de veinte días.

Cuarto. Se tuvo por formulada oposición al recurso de casación y de conformidad con el art. 485 de la Ley de enjuiciamiento civil se señaló para su votación y fallo, que han tenido lugar, el día 6 de octubre de 2003 a las 11 horas de la mañana.

Se ha designado ponente al Excmo. Sr. Guillem Vidal Andreu.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Primero. Se interpone recurso de casación contra la Sentencia dictada en fecha 4 de marzo de 2003 por la Sección Duodécima de la Audiencia Provincial de Barcelona en rollo de apelación nº 1054/02, proveniente del juicio verbal de modificación de medidas de divorcio nº 138/02 tramitado ante el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 4 de Rubí. La admisión del recurso mediante auto de esta Sala de fecha 10 de julio de 2003 (aclarado en proveído de 17 siguiente) y la inadmisión por auto de 31 del mismo mes del incidente de nulidad de actuaciones presentado por la parte recurrente, dejan enmarcado el contenido del recurso y, por tanto, centrado el espacio de debate en la supuesta vulneración contenida en la sentencia del art. 83.b, segundo inciso, del Código de familia de Catalunya.

En efecto, la Sección indicada de la Audiencia revocó en su día la sentencia del Juzgado (que limitó a seis meses la posesión de la vivienda conyugal por parte de la esposa demandada en el procedimiento) y absolvió de la demanda a Dª. Y. Y es cierto que, en el momento del recurso, esta Sala no se había pronunciado sobre la temporalidad del uso de la vivienda conyugal en casos de crisis matromonial (ex. art. 83.b, segundo inciso, del Código de familia), razón por la cual el recurso fue admitido.

Segundo. En el momento actual la situación es distinta, porque la Sala acaba de pronunciarse extensamente sobre dicho precepto, en la Sentencia de fecha 22 de septiembre pasado, expresando su parecer unánime.

El precepto en cuestión no es, ciertamente, un modelo de redacción clara.

Cuando se trata de la atribución del domicilio familiar, el precepto indicado determina: “Si no hi ha fills [en el caso el hijo es mayor de edad], se n’atribueix l’ús al cònjuge que en tingui més necessitat. L’atribució té lloc amb caràcter temporal, mentre duri la necessitat que l’ha motivada, sens perjudici de pròrroga, si és el cas”.

Como se dice en nuestra sentencia anterior, una interpretación puramente literal del precepto obligaría siempre a una temporalización del uso de la vivienda conyugal, tanto porque así lo dice expresamente el precepto, cuanto porque, por definición, sólo puede prorrogarse aquello que tiene marcado un plazo.

Sin embargo, la concreción de este plazo y, más en concreto, el dies a quem, lo relaciona la ley con un concepto indefinido: “la necessitat”. La Ley, efectivamente, establece que la duración del plazo se contraerá a “mentre duri la necessitat”, de forma que se obliga al juez a una ímproba pre-determinación del lapso temporal.

Se concluye en la sentencia de repetida mención que “hi haurà casos —certament excepcionals— en què, en ser previsible la permanència de la necessitat o altament improbable la seva superació, no quedarà opció altra, malgrat la literalitat del precepte, que sotmetre la regla general de la temporalitat a la duració de la necessitat, de tal manera que serà aquesta darrera la que, en definitiva, acabi —o no— imposant un termini a l’ocupació; en l’entesa que, arribat el cas, serà el propietari qui haurà d’invocar i demostrar la cessació d’aquella necessitat que es presentava raonablement com indefinida” y así: “Aquesta atribució es farà a partir d’una ponderació judicial de la previsible duració de la necessitat del cònjuge més menesterós. Cas que tal previsió apunti a una necessitat raonablement duradora i invariable en el temps podrà no assenyalar-se termini, sens perjudici de les facultats revisòries del propietari (o copropietari), de produir-se una modificació de circumnstàncies”.

Tercero. A la luz de todo lo anterior debe ahora revisarse el caso de autos, teniendo muy presente que, al no haberse combatido el relato fáctico de la sentencia mediante el oportuno recurso extraordinario por infracción procesal, los hechos contenidos en la sentencia son ahora intangibles.

Pues bien, el Tribunal de instancia entiende no acreditado que la Sra. Y. haya aumentado sus ingresos hasta el punto de poder hacer frente por sí misma al costo de la vivienda.

Esta sola afirmación contenida en la sentencia (fundamento de derecho sexto, segundo párrafo) debería ser suficiente para abonar el rechazo del recurso.

Pero ocurre, además, que tal juicio de valor, apoyado en las pruebas practicadas a lo largo de las actuaciones, nada tiene de ilógico, irracional o arbitrario; antes al contrario, encuentra indudable apoyo en los escasos ingresos de la demandada (provenientes, según la sentencia, de “fregar suelos”), en que el actor ni siquiera se ha opuesto a la medida de pensión compensatoria por desequilibrio (que acepta), en que no ha acreditado ser él quien tenga mayor necesidad de la vivienda y en la opacidad de su situación económica. La sentencia concluye fatalmente que “no puede aceptarse el punto de vista de la sentencia apelada, basada en conjeturas, pero no en pruebas, y así no puede entenderse que la necesidad del uso de la vivienda en la Sra. Y. ha de terminar en el plazo de seis meses. Tampoco esto se apoya en ningún medio de prueba”.

La Sala, sin modificar el factum según se ha dicho, no puede sino compartir estos razonamientos y compartir, pues, que no se ha acreditado, como era preceptivo, que la necesidad de Dª. Y de habitar la vivienda conyugal haya de terminar en seis meses, con lo que ha de decaer el recurso de casación formulado.

Cuarto. Conforme a lo dispuesto en el art. 398 en relación con el 394, ambos de la LEC, no procede hacer expresa imposición de las costas causadas, al presentar el caso, al momento de interponerse el recurso, serias dudas de derecho.

Así pues,

PARTE DISPOSITIVA

Debemos desestimar y desestimamos el recurso de casación interpuesto por el procurador de los tribunales D. José Puig Arbós, en nombre y representación de D. X, contra la Sentencia dictada en fecha 4 de marzo de 2003 por la Sección Duodécima de la Audiencia Provincial de Barcelona, en rollo de apelación nº 1054/02, proveniente del juicio verbal de modificación de medidas de divorcio nº 138/02 tramitado ante el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 4 de Rubí; en consecuencia, confirmamos la indicada sentencia, sin hacer expresa imposición de las costas causadas.

Notifíquese la presente a las partes personadas y, con su testimonio, remítanse las actuaciones a la Sección indicada de la Audiencia.

Así lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

 

 
 

 


Universitat de Girona ©Projecte Norma Civil
Institut de Dret Privat Europeu i Comparat

Universitat de Girona

Webmaster: Dr. Albert Ruda