Projecte Norma Civil
Departament de Justícia. Generalitat de Catalunya

pàgina elaborada per l'Institut de Dret Privat Europeu i Comparat de la UdG
amb el suport del
Departament de Justícia de la Generalitat de Catalunya

Institut de Dret Privat Europeu i Comparat UdG

Sentència de 16 de juny de 2003

Anterior Amunt Següent

 

 
 

 

Sentència del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya

de 16 de juny de 2003 núm. 22/2003 (Sala Civil i Penal)

 

Antecedents de fet 
Fonaments de dret
Part dispositiva

Presidente:

Excmo. Sr. Guillermo Vidal Andreu

Magistrados/as:

Ilmo. Sr. Antoni Bruguera i Manté

Ilma. Sra. Núria Bassols i Muntada

La Sala Civil del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, integrada por los magistrados que se expresan más arriba, ha visto el recurso de casación núm. 98/2002 — Incidente de tasación de costas— contra la Sentencia dictada en grado de apelación por la Sección 18ª de la Audiencia Provincial de Barcelona en el rollo de apelación núm. 1076/00, como consecuencia de las actuaciones de menor cuantía núm. 31/99 seguidas ante el Juzgado de 1a Instancia núm. 1 de Rubí. El Sr. X ha interpuesto este recurso representado por el procurador Sr. Román Villalba Rodríguez y defendido por la letrada Sra. Eva Canal Guarné. Es parte contra la cual se recurre la Sra. Y, representada por el procurador Sr. Joan Lluís Rovira Fabra y defendida por la letrada Sra. Nieves de Cossío Rodríguez.

ANTECEDENTES DE HECHO

Primero. Que, a instancias de la parte recurrida, la secretaria de esta Sala practicó tasación de costas al pago de la cual fue condenado el recurrente Sr. X. Ésta ascendió a la cantidad de 3.661,20 euros, la cual se sometió a vista de las partes.

Segundo. La representación procesal de la recurrente impugnó la citada tasación de costas por considerar excesivos e indebidos los honorarios de letrado. Previos los trámites legales se convocó a las partes, de conformidad con lo previsto en el art. 246.4 de la LEC, para la celebración de vista, que ha tenido lugar el día 5 de junio de 2003.

Se ha designado ponente al Excmo. Sr. Guillermo Vidal Andreu.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Primero. Se impugnan por indebidos —y excesivos— los honorarios de la letrada Dª. Y2., incluidos en la tasación de costas practicada en fecha 31 de enero de 2003 por la secretaria de esta Sala en recurso de casación nº 98/2002. La minuta presentada —y ahora impugnada— asciende a 450 euros más 72 por impuesto de IVA.

La impugnación actual, esto es, por honorarios indebidos, se basa en dos órdenes de consideraciones: en primer lugar, que la minuta no detalla la concreta actividad profesional devengada, limitándose a aplicar una norma colegial (criterio 83.7) referida al recurso de casación y reducir su importe al 50%; en segundo término, que no hubo intervención efectiva y necesaria por parte de la letrada al haberse inadmitido el recurso por la Sala y que su actuación en el trámite previsto en el art. 483.3 de la Ley de enjuiciamiento civil debe considerarse superflua.

Segundo. No puede prosperar el primer motivo impugnatorio. Es cierto que el art. 242.3 de la LEC exige la presentación de “minuta detallada” de los honorarios de los abogados que tengan algún crédito contra las partes, pero es más cierto que esta exigencia no debe llevarse a un extremo de rigurosidad tal que requiera el detalle de las actuaciones procesales desarrolladas cuando éstas se reducen, cual es el caso, a una.

La propia parte impugnante así lo conoce y es sabido que debe rechazarse toda interpretación que conduzca al absurdo.

En el segundo motivo de impugnación se tacha de superflua la intervención de la letrada.

También el motivo es rechazable.

La letrada minutante intervino en el trámite procesal previsto en el art. 483.3 de la LEC, presentando un escrito en el que se vertían una serie de alegaciones encaminadas a la inadmisión del recuso, resultado que, finalmente, se produjo.

El trámite de dicho precepto resulta obligado porque así se establece en la Ley procesal antes de declarar la inadmisión del recurso de casación, y tal trámite, según el precepto, ha de producirse con todas las partes personadas, sin distinción por tanto entre recurrente y recurrida, al contrario de lo que parece hacer ver la impugnante al afirmar que “el traslado a las partes personadas no deja de ser una mera formalidad, más encaminada a dar una nueva oportunidad al recurrente para que justifique suficientemente los motivos por los que debe admitirse el recurso”. Si así fuere, la Ley hubiera previsto el traslado sólo a la parte recurrente.

El agotamiento de los trámites procesales es condición inherente a la función del abogado como forma esencial de cumplimiento de la plena y completa defensa procesal de su cliente.

La impugnación, en conclusión, debe ser desestimada.

Tercero. De conformidad con lo que dispone el art. 394.1 de la LEC se impondrán las costas de este incidente a la parte impugnante.

Así por ello,

PARTE DISPOSITIVA

Debemos desestimar y desestimamos la impugnación por indebidos de los honorarios de la letrada Dª. Y2., producida en el recurso de casación 98/02 y formalizada por el procurador de los tribunales D. Román Villalba Rodríguez, en nombre y representación de D. X., con imposición de las costas a la parte impugnante.

Notifíquese la presente a las partes.

Lo pronunciamos, mandamos y firmamos.

 

 
 

Universitat de Girona ©Projecte Norma Civil
Institut de Dret Privat Europeu i Comparat

Universitat de Girona

Webmaster: Dr. Albert Ruda