RESPONSABILIDAD CIVIL DE  LOS ADMINISTRADORES DE SOCIEDADES MERCANTILES

  Don Luis Moreno Fernández
Abogado

  

ÍNDICE

 INTRODUCCIÓN

 I  DIFERENCIACIÓN Y NACIMIENTO.

A)   En general.

B)   Responsabilidad especial de los hosteleros.

C)   Consumidores y Productos defectuosos.

D)   Derechos Fundamentales

E)   Derecho al honor, intimidad personal y familiar, y propia imagen.

 II.-  NATURALEZA JURÍDICA

 III.-  EL LEVANTAMIENTO DEL VELO.

 IV.-  ALCANCE DE LA RESPONSABILIDAD

 V.-  EXTINCIÓN DE LA RESPONSABILIDAD

A)   Concurrencia de culpas.

B)   Renuncia del perjudicado

C)   Prescripción de la acción.

 VI.-  POSIBILIDADES DE DEFENSA.

 VII.- SEGURO DE RESPONSABILIDAD CIVIL DE LOS ADMINISTRADORES

 VIII.-  REPETICIÓN

 IX.- JURISPRUDENCIA.

 X.-  PRESUPUESTOS PROCESALES.

A)   Competencia y Procedimiento.

B)   Legitimación

C)   Demanda.

D)   Efectos de la sentencia.

E)   Costas.

F)   Ejecución de sentencia.

 BIBLIOGRAFÍA

 

INTRODUCCIÓN

 El Artículo (Art.) 122 del Código de Comercio (Cco), se refiere a los diferentes tipos de Sociedades mercantiles que operan en nuestro ordenamiento jurídico: Regular colectiva, Comanditaria simple o por acciones, Anónima, y De responsabilidad Limitada. No se trata de una lista de numerus clausus.

 Las Sociedades de capital gozan de personalidad jurídica propia, independientemente de la de sus socios. Ello se deduce de los Arts. 7.1 de la Ley de Sociedades Anónimas (LSA), Art. 11.1 de la Ley de Sociedades de Responsabilidad Limitada (LSRL), Art. 152 Cco para las Sociedades Comanditarias por acciones. 

 Las personas jurídicas gozan de una realidad distinta e independiente de cada uno de los miembros o personas naturales que la componen, según se deduce de los Arts. 35 y siguientes del Código Civil (CC)

 I.-  DIFERENCIACIÓN Y NACIMIENTO.

 La responsabilidad civil de los administradores puede derivar de relaciones contractuales, pensemos por ejemplo en la responsabilidad que se puede derivar del incumplimiento de un contrato de arrendamiento celebrado por la Sociedad con un particular, o por otra parte de las relaciones extracontractuales de la Sociedad con terceros, que es la que más vamos a tratar en esta exposición.

 Las actuaciones u omisiones de la sociedad que produzcan un daño a otro sin que dicha actuación u omisión esté tipificada en el Código Penal dará lugar al resarcimiento de un daño por mor del Art. 1902 del Código Civil. Estamos por tanto, fuera de las acciones sociales e individuales del ámbito mercantil, recogidas en los Arts.  133,134 y 135 LSA, ya que de estos actos se deriva una responsabilidad de tipo mercantil frente a la sociedad, accionistas y acreedores sociales.

 La sociedad puede producir daños a terceros bien por alguna de las actuaciones de los órganos de administración que la rijan y representen o bien por vía del Art. 1903.4º CC, es decir, daños causados por los dependientes o empleados en el desempeño de sus funciones dentro una sociedad se entenderán como producidos por la misma.

 En el primero de estos casos, la Jurisprudencia (STS 1ª 3-7-68) señala la directa aplicación del Art. 1902 CC. En consecuencia, los administradores no responden de forma personal de estas actuaciones que representan a la Empresa salvo:

 -        Si realizan actos que contravengan un mandato realizado por la Junta general de socios, exceptuando que el mandato sea ilícito.

-        Si existe una extralimitación en las facultades de los administradores respecto del objeto social delimitado en los Estatutos.

 En ambos casos existiría una responsabilidad personal de los administradores.

 En el segundo de los casos, Art. 1903.4º CC, el fundamento de la responsabilidad de los directores o administradores se basa en la culpa in vigilando y en la culpa in eligendo a los empleados y asignarles funciones para las que estén debidamente capacitados. En este supuesto la responsabilidad se atribuye directamente a los administradores, no a la persona jurídica que representan (STS 1ª 30-10-81; 28-1-83; 25-1-85). Excepcionalmente, algunas sentencias declaran la responsabilidad civil subsidiaria de la Sociedad o empresa (STS 1ª 17-5-88); La explicación puede encontrarse en que proceda de una responsabilidad civil previa derivada de delito (STS 1ª 30-12-92)   Pero ¿Cuáles son los requisitos para haber lugar a este tipo de responsabilidad?

 A)      En general.

 1º-  Producción de un daño. Ya sea material (el cual comprende el menoscabo patrimonial, el lucro cesante y el daño emergente); moral pero valuable económicamente, siendo los Tribunales los que realicen esa conversión (STS 1ª 7-2-62, 26-6-45); un detrimento; perjuicio; menoscabo; dolor; molestia; un valor afectivo sobre cosas o personas; o una disminución del patrimonio (STS 1ª  1-3-54)

 2º-  Culpa o negligencia en la actuación u omisión del empleado. Se produce aquí una inversión de la carga de la prueba, correspondiendo al productor del daño la demostración del que no ha existido esa culpa o negligencia. En ocasiones no se admite como extinción la estricta observación de las normas reglamentarias en desempeño de sus funciones sino que se llega a exigir la aplicación de los medios técnicos que existían para evitarlo (STS 1ª 23-12-52, 5-4-60, 17-3-81. No obstante dentro de cada caso concreto y atendiendo al sector social en que se mueve el sujeto agente se irán más o menos objetivando las situaciones.

 3º-  Ausencia de culpa por parte de la víctima.

 4º-  Nexo causal ente la conducta negligente y el daño causado.

 5º-  Relación de dependencia entre el sujeto agente del daño y la sociedad. No es necesario que se trate de una relación laboral, es suficiente con una “relación jerárquica o de dependencia más o menos intensa según las circunstancias concretas” (STS 1ª  21-9-87).

  No puede entenderse dependencia en los contratos entre empresas para la prestación de servicios salvo que entre ellas haya relación de subordinación. (STS 1ª 4-1-82). La doctrina jurisprudencial, excluye, por tanto, la aplicación del Art. 1903.4º CC, estableciendo que los contratos entre empresas no determinan subordinación (STS 1ª 20-12-96). La STS 1ª 8-4-96 declara la responsabilidad de la clínica a cuyo cuadro pertenece el médico que actuó negligentemente, sin que pueda librarse alegando la simple condición de colaborador de aquel.

 6º-  Culpa o negligencia del sujeto agente in operando. Es decir, en el desempeño de sus funciones, en otro caso sería responsabilidad personal del sujeto agente.

 B)         Responsabilidad especial de los hosteleros.

 El artículo 1783 del Código Civil establece que cuando viajeros o personas que con carácter de temporalidad depositen efectos en establecimientos hosteleros dando cuenta de tales efectos al titular o dependientes del establecimiento y siguiendo las instrucciones de los empresarios y/o sus dependientes, si se llegasen a perder, menoscabar, ..., surgiría una responsabilidad para los administradores de la sociedad hostelera.

 C)         Consumidores y Productos defectuosos.

 1º-    Respecto de la Ley 26/84 de 19 de Julio, para la Defensa de los Consumidores y Usuarios. Se declara la responsabilidad de los importadores, productores, suministradores o cualesquiera otros que faciliten los bienes, productos o servicios e incluso el mero tenedor cuando se trata de productos a granel (Arts. 25-28 sustituidos por la Ley de Productos Defectuosos), cuando aquellos por sus acciones u omisiones culposas causen un daño al consumidor. Sin embargo el Art. 28 establece una objetivación del daño causado por algunos productos consumidos en forma correcta.

 2º-    Respecto de la Ley 22/94 de 6 de Julio de 1994, de responsabilidad civil por los daños causados por los productos defectuosos.  Son sujetos responsables del producto defectuoso los fabricantes e importadores, también los suministradores a sabiendas de la existencia del defecto. No hay inversión de la carga de la prueba, que corresponde al perjudicado.

 En ambas situaciones la responsable inmediata es la Sociedad fabricante, importadora, productora, suministradora, o tenedora, según los casos. Son los empleados los que manipulan, envasan, cargan, ..., los productos responsabilidad que recaerá en los administradores societarios, a través de los arts. 1902 y 1903 del CC, aunque también hay supuestos en los que recae sobre la Sociedad.

 D)         Derechos Fundamentales

 La Ley de protección jurisdiccional de los derechos fundamentales de la persona de 26 de Diciembre de 1978 es el fundamento base para las reclamaciones sobre daños causados por algún dependiente por vulneración de los arts. 16-22 de la Constitución Española. (CE)

 E)         Derecho al honor, intimidad personal y familiar, y propia imagen.

 Al igual que en el caso anterior, el resarcimiento de un daño responsabilidad de una Sociedad se ha de basar en otra Ley especial que es la Ley Orgánica de 5 de Mayo de 1982. Las actuaciones que dan lugar a reclamación están recogidas en el Art. 7.

 El daño indemnizable, daño moral, es valorado libremente por los Tribunales, pero incluye el beneficio que haya obtenido el causante de la lesión como consecuencia de la misma.

 II.-  NATURALEZA JURÍDICA

 Las acciones derivadas de la responsabilidad extracontractual civil no tienen naturaleza punitiva sino reparadora o compensatoria del daño causado (STS 1ª 7-1-92)

 III.-  EL LEVANTAMIENTO DEL VELO.

 Esta doctrina jurisprudencial se inició en Norteamérica a inicios del siglo pasado, doctrina del “disregard of the legal entity” (desatender a la persona jurídica) o “lifting the veil” (levantamiento del velo). Esta doctrina basándose en la equidad, permite a los jueces prescindir de la forma externa de la persona jurídica para, penetrando a través de ella, alcanzar a las personas y los bienes que se amparan bajo su cobertura. En España toma lugar con la STS 1ª 28-5-84, permitiendo a los tribunales penetrar en el verdadero substrato material para evitar que bajo dichas formas se perjudiquen intereses y derechos de terceros.

 A partir de este fallo, que afecta a una materia propia de responsabilidad extracontractual, han sido muchos los campos de aplicación de esta técnica, los principales según Angel Yagüez son: Responsabilidad civil, Contratos arrendaticios, Actos fiduciarios, Tercerías de dominio, Disfrute y uso de bienes, Deslinde de la identidad de intereses de una persona jurídica y los de un sujeto individual.

 El abuso de la personalidad jurídica en fraude de ley o en fraude de acreedores se utiliza de forma que la sociedad se configura como normativa de cobertura para eludir el cumplimiento de obligaciones legales, contractuales e incluso extracontractuales, consiguiendo un resultado contrario al ordenamiento jurídico, injusto o dañoso para terceros.

 Sentencias que muestran el incumplimiento de obligaciones extracontractuales amparándose en este tipo de abuso son las siguientes:

         Responsabilidad por daños causados por el empleo de explosivos en una mina (STS 1ª 20-7-95).

         Responsabilidad  civil por los daños derivados de un incendio (STS 1ª 29-4-88).

         Responsabilidad por daños causados por inundaciones y averías en la red de abastecimiento de agua (STS 1ª 28-5-84).

 IV.-  ALCANCE DE LA RESPONSABILIDAD

 La de los administradores societarios es directa, de forma que la acción puede ser ejercitada directamente por el perjudicado contra ellos, sin que exista necesidad de haber demandado previamente, o a la vez, al sujeto que causó el daño, dependiente o empleado. No existe necesidad de formar un litisconsorcio pasivo necesario.

 La jurisprudencia, STS 1ª 23-11-90, proclama la responsabilidad solidaria entre los causantes y partícipes en las actuaciones del artículo 1902 del CC (actos propios), cuando no se pueden individualizar la correspondiente a cada uno de ellos, pero también la solidaridad con quienes sean estimados responsables por aplicación del artículo 1903 CC (actos ajenos)

 V.-  EXTINCIÓN DE LA RESPONSABILIDAD

 A)         Concurrencia de culpas.

 Puede ser totalmente extinguida o parcialmente reducida, si en la intervención del resultado dañoso ha concurrido también culpa del propio perjudicado. (Compensación civil de la culpa)

 B)         Renuncia del perjudicado

   Será válida si se trata de un derecho actual y no de uno futuro.

   La renuncia ha de ser unilateral y personalísima (STS 23-12-52)

   La renuncia ha de ser expresa.

   No puede tratarse de una renuncia prohibida por la Ley.

   Será válida aún con ausencia de formas, salvo que se realice dentro de un proceso judicial que habrá de ser por escrito y adverada bajo la fe pública correspondiente (STS 2ª 15-10-64)

 C)         Prescripción de la acción.

  Art. 1968.2º CC: un año, desde que lo  supo el agraviado. En las responsabilidades por productos defectuosos será de tres años, desde que se sufrió el perjuicio.

 Las causas de la interrupción de la prescripción para el ejercicio de las acciones son (Art. 1973 CC):

   Ejercicio de la acción ante los Tribunales; Requiere presentación de demanda y admisión a trámite (STS 1ª 26-6-84).

   Reconocimiento de la deuda por parte del deudor.

   Reclamación extrajudicial del acreedor; Será recomendable el requerimiento notarial.

 En las responsabilidades derivadas de los Derechos de Honor, intimidad y propia imagen, el plazo será de caducidad y de 4 años.

 VI.-  POSIBILIDADES DE DEFENSA.

 A)          Ausencia de alguno  de los seis requisitos estudiados anteriormente los para el nacimiento de la culpa extracontractual de los administradores.

 B)          Concurrencia de alguno de los tres requisitos que da lugar a la extinción de la responsabilidad de los anteriormente estudiados.

 VII.- SEGURO DE RESPONSABILIDAD CIVIL DE LOS ADMINISTRADORES

 Las pólizas de las aseguradoras garantizan a los consejeros y directivos asegurados, el pago de las posibles indemnizaciones que le puedan ser indemnizadas por su gestión, al frente de la empresa en su condición  de administradores de la misma, realizadas sin la debida diligencia.

 La cobertura de estas pólizas suele cubrir el pago de las indemnizaciones, los gastos de abogados y judiciales y las fianzas que hubiera que depositar.

   Se suele excluir de la cobertura las reclamaciones debidas a daños por responsabilidad civil típico por injurias y calumnias, derecho a la intimidad e imagen, etc. También, los actos realizados por los administradores y directivos con ánimo doloso, fraudulento y en definitiva, todo lo que constituye delito.

 “El recurso al seguro para limitar el alcance de las responsabilidades civiles, (...) tropezar con la oposición de las compañías aseguradoras a contratarlo, incluso con primas muy costosas, (...) por entender que este tipo de seguros alienta un comportamiento menos diligente de los administradores (...)“Antonio Garrigues Walker

 VIII.-  REPETICIÓN

 El Art. 1904 CC permite que el daño resarcido por el administrador sea repetido contra el dependiente causante directo del daño.

 En estos supuestos es cuando hay que valorar la culpa que a cada uno le corresponde, culpa in operando del causante y culpa in eligendo y/o in vigilando del administrador. La STS 12-5-60, admite que la condena sea también con carácter subsidiario respecto al dependiente.

 En responsabilidades por productos defectuosos la Disposición Adicional Primera, permite repetir el suministrador contra  fabricante o importador, en los casos en que el suministrador haya sido el demandado.

 IX.- JURISPRUDENCIA.

 STS 1ª 18-5-88: Atribuye a la Sociedad mercantil irregular, el régimen de las Sociedades colectivas, en orden a la responsabilidad solidaria de los socios administradores, si no se ha constituido otro.

 STS 1ª 4-10-80: La responsabilidad del Art. 1902 CC no excluye la del Art. 1903 CC pudiendo exigirse ambas conjuntamente y en mismo juicio.

 STS 1ª 4-10-80: La responsabilidad penal derivada del delito de imprudencia y la civil dimanante de hechos culposos o negligentes se regulan por normas distintas y se ventilan en diferentes jurisdicciones, por lo que la sentencia absolutoria recaída en juicio penal no prejuzga los hechos en vía civil.

 STS 1ª 7-10-82: La doctrina de que la cuantificación de daños en la culpa extracontractual corresponde a los Tribunales de Instancia es de aplicación para el supuesto de los daños morales.

 STS 1ª 22-4-83: Son daños morales los perjuicios que sin afectar a las cosas materiales, susceptibles de ser tasadas, se refieren al patrimonio espiritual, a los bienes inmateriales de la salud, al honor, libertad, ...

 STS 1ª 17-12-86: Para calificar como culposa una conducta no sólo ha de atenderse a la diligencia exigible, según las circunstancias de personas, lugar y tiempo, sino también, al sector del tráfico o de la vida social en que la vida se proyecta (...)

 STS 1ª 21-9-87: La Organización de Trabajadores Portuarios, organismo autónomo, por razón de sus funciones, ninguna responsabilidad tiene, ni in eligendo ni in vigilando, respecto de las actividades desarrolladas por los trabajadores que proporciona a las Entidades que los solicitan, de la clase y para el cometido que interesan de forma que quedan sometidos a sus órdenes en el trabajo que les encomiendan, percibiendo retribución de ellas, salvo determinados devengos y la Seguridad Social (...) por lo que es la Empresa quien debe de responder de los daños causados por su empleado a tenor del Art. 1903 CC.

 STS 1ª 9-2-88: No puede admitirse la pretensión de fijación de intereses a partir de la fecha de la demanda. Los intereses de mora se asignan sobre la base de deudas líquidas, cualidad que no puede ser atribuida a una deuda por indemnización de daños y perjuicios cuya cuantía ni consta de antemano ni resulta de simples operaciones matemáticas, sino de criterios que deben ponderarse en la sentencia que constituye su acto de fijación.

 STS 1ª 16-12-57: Es lícito el pacto de suspensión de la prescripción acordado por las partes en uso de su autonomía y libertad contractual.

 STS 1ª 23-11-90: Concurriendo en la actuación del médico demandado los clásicos elementos que comportan la responsabilidad extracontractual del Art. 1902 CC, existiendo una evidente conducta culposa en el autor material del daño, culpa in operando, ello determina en virtud del Art. 1903. 4  CC la correlativa responsabilidad por culpa in vigilando o in eligendo, en la entidad de que dependía el médico, INSALUD, siendo la responsabilidad que impone el mencionado precepto directa y no subsidiaria, y la que la determina por el Art. 1902 CC es solidaria con quienes sean estimados responsables por aplicación del Art. 1903 CC.

 STS 1ª 22-11-92: Quien crea un riesgo debe de responder de sus consecuencias.

 STS 1ª 22-11-92: En materia de responsabilidad extracontractual la situación de litisconsorcio pasivo necesario no deviene forzosa, lo que faculta la perjudicado para dirigir su actuación contra cualquiera de los responsables directos del evento y obligados a pagar los efectos resarcibles derivados del mismo, como deudores principales, conforme  al Art. 1144 CC y sin perjuicio del derecho de repetición en efectos inter partes y la situación que para los codeudores establece el Art. 1145 CC.

 STS 2ª 29-10-94: Para que resulte obligada una persona o entidad, en concepto de responsable civil subsidiaria de otra, son precisos, los siguientes requisitos: que el infractor y el responsable civil subsidiario se hallen ligados por una relación jurídica de hecho o por cualquier vínculo, en virtud del cual el primero se halle bajo la dependencia, onerosa o gratuita, duradera o circunstancial, de su principal o, al menos, que la tarea o servicio cuenten con el beneplácito  del supuesto responsable civil subsidiario, y que el delito que genera una y otra responsabilidad se halle inscrito dentro del ejercicio, normal o anormal, de las funciones encomendadas y en el seno de su actividad o tarea confinados al infractor, perteneciendo a su ámbito de actuación.

 X.-  PRESUPUESTOS PROCESALES.

 A)         Competencia y Procedimiento.

 Competencia Territorial. Art. 51 Ley 1/2000 de Enjuiciamiento Civil (Ley 1/2000): Fuero general de las personas jurídicas y entes sin personalidad. Establece el lugar de su domicilio, el lugar en donde la relación jurídica del litigio haya nacido o deba surtir efectos, siempre que haya establecimiento abierto al público o representante autorizado por la entidad.

 Competencia Objetiva.  De acuerdo con el Art. 45 y 46 de la Ley 1/2000 y el Art. 98 de la Ley Orgánica del Poder Judicial corresponde a los Juzgados de Primera Instancia.

 Procedimiento. Los arts. 249 y 250 de la Ley 1/2000 reparten materias para juicio  ordinario y para juicio verbal. La responsabilidad extracontractual no se encuentra recogida expresamente en ninguno de los dos artículos con lo que habrá que atender a la cuantía reclamada como bien dice el párrafo segundo de cada uno de estos artículos. El límite está en 500.000 ptas., cuando no exceda de ellas irá por juicio verbal y cuando exceda y en aquellos pleitos en que resulte imposible determinar la cuantía se acudirá al ordinario.

 Por tanto, al tratarse de resarcir daños y perjuicios, en la generalidad de los casos, existirá una cuantía determinada. Esa cuantía será la que determine el procedimiento. En casos de cuantía imposible de determinar se seguirá el juicio ordinario (Art. 253.3º Ley 1/2000). Cuando los demandantes o demandados lo sean en virtud de vínculos de solidaridad en nada afectará para la determinación de la cuantía, cuando la petición sea la misma para todos ellos. (Art. 252.6º Ley 1/2000)

 B)         Legitimación

 -    Activa.

 Corresponde al perjudicado o perjudicados, en este caso cada uno de ellos tiene suficiente legitimación activa para iniciar la postulación judicial en reclamación del resarcimiento civil, pero tan sólo por la parte de daño que a cada uno de ellos haya producido.

 Cuando el resultado dañoso ha producido la muerte de una persona, la jurisprudencia se pronuncia respecto de los herederos y su legitimación activa de forma afirmativa bien por sucesores en derechos y obligaciones del causante bien por ser ellos mismos objeto de un daño moral. E incluso, podrían estarlo otras personas basándose en relaciones de afecto, dependencia o económicas que las ligaban con el fallecido. (ST AP Valladolid 23-3-85).

 -    Pasiva

 La demanda podrá dirigirse contra:

- El dependiente productor del daño. Si no se obtuviese resarcimiento puede entablarse también contra la Sociedad posteriormente ya que es un supuesto de responsabilidad solidaria.

- La Sociedad. Si no se obtuviese resarcimiento puede entablarse también contra la Sociedad posteriormente ya que es un supuesto de responsabilidad solidaria, aunque es bastante más improbable.

- El dependiente y la Sociedad, a la vez.

- El dependiente, la Sociedad y sus administradores.

 La responsabilidad del empresario es directa, pudiendo dirigirse la acción contra el autor material del daño y contra quien deba responder por culpa in vigilando o in eligendo o sólo contra éste, sin perjuicio de las posibles reclamaciones posteriores entre ellos (STS 1ª 5-10-95; 22-2-91; 30-1-90). Es teoría absolutamente fundada que no puede existir litis consorcio pasivo necesario entre ellos, puesto que en el primero opera la culpa in operando y en el segundo la culpa  in vigilando/eligendo (STS 1ª 19-7-96; 16-3-87). 

 C)         Demanda.

 Se señalará de forma específica la cifra principal y los gastos que se hubieren producido además de los intereses que correspondan, desde el momento en que se dicte sentencia de acuerdo con el Art. 576 de la Ley 1/2000, si se trata de la reclamación de una cantidad concreta y determinada.

 Cuando se trate de una obligación de hacer, su cuantía consistirá en el coste de aquello cuya realización se inste o en el importe de los daños y perjuicios derivados del incumplimiento, sin que sean acumuladas ambas cantidades, salvo si además de instarse el cumplimiento, se pretende también la indemnización. (Art.251.11º Ley 1/2000).

 En los fundamentos de derecho habrá que especificar si la petición se basa en la culpa extracontractual del Art. 1903.4º CC o en alguno de los recogidos en las Leyes especiales de Productos defectuosos; Del honor, intimidad y propia imagen; Derechos Fundamentales

 D)         Efectos de la sentencia.

 -    La sentencia estimatoria.

 Entenderá como probados los hechos referentes a una actuación culposa del dependiente (culpa in operando), una actuación culposa por parte de la Sociedad (culpa in eligendo e in vigilando) y la responsabilidad de los administradores. Puede ocurrir que condene sólo a Sociedad y administradores o tan sólo a éstos.

  Con la antigua Ley de Enjuiciamiento Civil podía no cuantificarse los daños en la demanda solicitando la declaración de responsabilidad de los administradores y dejando para ejecución la cuantificación de aquellos. Con la Ley 1/2000 hay necesidad de fijar la cuantía en la demanda sin embargo podría ser válida la práctica anterior para determinados supuestos en que la cuantificación de los daños aún no puedan ser establecidos; Pongamos por ejemplo, el caso de una plaza de garaje inutilizada  por venirse abajo el mismo, y en cuyo supuesto el perjudicado reclama los gastos ocasionados por el alquiler de otra plaza mientras duren las reparaciones del garaje. Al momento de interponer la demanda el perjudicado no sabe exactamente la cuantificación del daño por los gastos ocasionados ya que desconoce el tiempo que durarán las obras de reparación.

 Si se solicitan ambas cosas, la sentencia declarará tal responsabilidad y condenará a los administradores solidariamente al resarcimiento de tales cantidades, sin perjuicio del derecho de repetición de los condenados.

 -    La sentencia desestimatoria

 Cuando no se cumple alguno de los requisitos relativos al nacimiento de la responsabilidad.

 Cuando el Tribunal declara no haber lugar a la responsabilidad de los administradores a pesar de haberla declarado con respecto de la sociedad.

 Cuando no se ha demandado a los administradores responsables, sino que se ha demandado a otros exentos de responsabilidad. En este caso se puede demandar posteriormente a los verdaderos, siempre que no haya prescrito.

 -    La sentencia parcialmente estimatoria.

 Cuando se ha pedido la responsabilidad solidaria de todos los administradores y sólo se ha reconocido la de algunos.

 Cuando se ha solicitado condena por varias actuaciones productoras del daño y el Juez no las haya estimado todas.

 Cuando se ha cuantificado el daño causado por los administradores y el Juez suavice dicha cuantificación

 Cuando exista falta de legitimación activa en caso de ser varios acreedores los demandantes. Se estimará íntegramente contra todos los codemandados, y se desestimará en cuanto a algún actor por falta de legitimación activa.

 E)         Costas.

 El Art. 1904 CC no expresa nada por lo que es necesario seguir los criterios que fija como la Ley 1/2000 en sus Arts. 394 y siguientes.

 Así el Art. 394 de la Ley 1/2000 establece la regla general “en los procesos declarativos, las costas de la primera instancia se impondrán a la parte que haya visto rechazadas todas sus pretensiones, salvo que el tribunal aprecie, y así lo razone, que el caso presentaba serias dudas de hecho o de derecho”.

 Si resultase una sentencia parcialmente estimatoria de responsabilidad de los administradores, cada parte abonaría las costas causadas a su instancia y las comunes por mitad, salvo que hubiera temeridad en una de las partes, en cuyo caso se impondrían a esta parte.

 Los Arts. 395 y siguientes de la Ley tratan las costas para supuestos especiales (Allanamiento, desistimiento, apelación, casación, recurso extraordinario por infracción procesal)

 F)         Ejecución de sentencia.

 Se llevará a cabo por le Juez que conoció el asunto en Primera Instancia, de acuerdo con la regla general del Art. 545 de la Ley 1/2000.

 Podrá despacharse ejecución frente a los socios, miembros o gestores que hayan actuado en el tráfico jurídico en nombre de la Entidad sin personalidad jurídica, siempre que se acredite la condición de socio, miembro o gestor y la actuación ante terceros en nombre del la Entidad. (art. 544.1º Ley 1/2000)

 Cuando en el título ejecutivo aparezcan varios deudores solidarios, podrá pedirse que se despache ejecución, por el importe total de la deuda, más intereses y costas, frente a uno o alguno de esos deudores o frente a todos ellos (Art. 542.3º)

BIBLIOGRAFÍA

La responsabilidad de los administradores. Levantamiento del velo.
Daniel Rodriguez Ruiz de Villa y María Isabel Huerta Viesca.
Editorial Aranzadi, 3ª ed.

La responsabilidad de los administradores de empresas insolventes.
Antonio Moya Jimenez.
Bosch casa editorial, S.A. 2ª ed.

La responsabilidad de los administradores en las sociedades de capital. 
José María Neila Neila
Editoriales de Derecho reunidas.

La jurisprudencia civil comentada
Miguel Pasquau Liaño
Editorial Comares

Legislación:

RO de 29 de Julio de 1889: Código Civil; RD de 22 de Agosto de 1885: Código de Comercio; RDL 1564/1989 de 22 de Diciembre, T.R. de Sociedades Anónimas; Ley  2/95 de 23 de Marzo, de Sociedades de Responsabilidad Limitada; Ley 1/2000 de 7    de Enero, de Enjuiciamiento Civil.

 
 

II Congreso Nacional de Responsabilidad Civil y Seguro
Volver a la Página principal

Página web elaborada por Área de Derecho Civil - Universidad de Girona
Webmaster: Albert Ruda (Contactar)